domingo, 7 marzo 2021 19:35

Andalucía no contempla reducir el periodo de 14 días sobre cierre perimetral

El Gobierno andaluz no contempla reducir el periodo mínimo de 14 días de cierre perimetral o de suspensión de la actividad no esencial, como el cierre de la hostelería o de los comercios, en el que se deben mantener aquellos municipios que superen una tasa de contagios de 500 y de 1.000 casos por cada 100.000 habitantes, respectivamente.

Así lo ha manifestado este martes el consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior y portavoz del Ejecutivo andaluz, Elías Bendodo, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, donde ha expresado que comprenden totalmente las quejas y el malestar que existe en los sectores hostelero y comercial por las medidas adoptadas, pero la prioridad en este momentos es frenar los contagios y salvar vidas.

Ha indicado que, sin duda, para este Gobierno, que cree en la actividad económica, supone una “mala noticia” que capitales de provincia como Málaga y Almería y otras grandes ciudades como Jerez de la Frontera (Cádiz) o Dos Hermanas (Sevilla), por hecho de haber superado la tasa de 1.000 contagios por cada 100.000 habitantes, tengan que cerrar la actividad no esencial.

Bendodo ha añadido que el Gobierno andaluz está muy preocupado porque todavía no se ha tocado el pico de esta tercera ola de la pandemia y los ingresos hospitalarios en esta comunidad casi rozan los 5.000 y siguen creciendo.

“Aquí de lo que se trata es de salvar vidas. No tenemos ninguna intención de cerrar restaurantes ni comercios, sino todo lo contrario, porque este Gobierno, que es liberal, apuesta por la actividad económica al cien por cien, pero ahora mismo lo que nos estamos jugando son vidas y la salud de las personas”, según ha sentenciado el consejero de la Presidencia.

Ha agregado que entiende la situación de los hosteleros y del sector del comercio, pero hay que hacer ese “esfuerzo de los 14 días”, que es lo que dura la medida, para conseguir bajar el ritmo de contagios y que en los meses de primavera podamos volver a la “mayor normalidad posible”.

La situación de la pademia, según ha advertido, está “peor que nunca” y la única forma de luchar contra ella es parar la movilidad y los contactos.

“La obligación de este Gobierno es intentar compaginar la salud de las personas con que en la actividad económica no suponga una crisis total”, ha recalcado.