lunes, 8 marzo 2021 10:15

Castilla-La Mancha vaticina que las cifras mejorarán lentamente

El consejero de Sanidad del Gobierno de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, ha asegurado que la región se encuentra en un momento de “meseta a la baja” tras la reducción en el número de los nuevos casos de coronavirus, asegurando que también mejoran ligeramente la situación de los hospitales, pero “son número aún delicados”.

Eso sí, con datos de Incidencia Acumulada a 7 días cerca de 400 por cada 100.000 habitantes, todo hace apuntar que la próxima semana la incidencia a 14 días caerá por debajo de los 800, lejos de los más de 1.100 que presenta a mitad de esta semana. Además, el índice de contagio sigue bajando hasta 0,93, tasa que va bajando.

“Estamos en meseta a la baja, con un poco de descenso, y vaticinamos seguir en línea descendente, pero muy despacio”, ha argumentado Fernández Sanz en rueda de prensa.

En cuanto a actividad asistencial, son 1.500 camas las ocupadas por pacientes COVID y otras 2.000 con otro tipo de pacientes, algo que no ocurría en la primera ola; mientras que habrá 237 camas UCI ocupadas por enfermos de coronavirus, más de la mitad.

Ha querido transmitir el agradecimiento al personal sanitario ante la “fatiga” que sufren, pero ha pedido “transmitir tranquilidad” porque la situación está dando mejor respuesta que en la primera ola gracias a su trabajo.

LÍDERES EN RASTREO Y TRAZABILIDAD

Según sus datos, ahora Castilla-La Mancha está en buena posición en cuanto a su sistema de rastreo, con un porcentaje del 76% en cuanto a la trazabilidad de casos, colocándose en cabeza del ranking y con Ciudad Real por encima del 85% liderando la tabla de provincias.

“Hemos encontrado más de tres cuartas partes de los afectados por cada caso y eso nos permite aislar y poner tratamiento”, ha exhibido el titular de la Sanidad castellanomanchega.

Esto permite tener “una capacidad asistencial mayor” en cuanto a la cadena de toma de decisiones para delimitar la afección de cada contagiado, según ha detallado Fernández Sanz.

Ahora mismo son 1.021 rastreadores prestando servicios en la Comunidad Autónoma entre personal sanitario y militares, en una proporción 85%-15%. “Eso nos permite ser la región que más casos descubre alrededor de cada diagnóstico”.

840 PERSONAS INFECTADAS EN 100 RESIDENCIAS DE MAYORES

Hay ahora 840 personas residentes en centros de mayores con coronavirus, dato que “parece mucho” pero es mejor que en la primera ola, y el problema que presenta la estadística es que paraliza el proceso de vacunación en sus respectivos centros.

Sobre la residencia de Lagartera, ha avanzado que se retomará la vacunación después del brote que acabó con la vida de una decena de personas. Además, ha descartado que los brotes surgidos en estos centros sociosanitarios se deriven de la administración de las vacunas, pese a surgir después de la aplicación de las primeras dosis.

En todo caso, la experiencia acumulada desde marzo ha conseguido aplacar el avance del virus, ya que hasta el momento son un centenar de centros con algún caso positivo, tres veces menos que los peores datos de marzo y abril.

EL VIERNES SE DECIDE SI RELAJAR MEDIDAS

A preguntas de los medios sobre cuándo se tomará la decisión de las medidas restrictivas vigentes en la región, ha avanzado que será el próximo viernes cuando un Consejo de Gobierno extraordinario abordará la situación epidemiológica para valora si se mantiene el nivel 3 reforzado, que incluye, entre otros aspectos, el cierre perimetral de todos los municipios, el cierre de la hostelería y el toque de queda a las 22.00 horas.

Así, ha reconocido que se están barajando “todos los escenarios”, desde seguir igual hasta “ir poco a poco abriendo”, pasando por estudiar “otro tipo de restricciones”.

“Ojalá podamos ser lo más aperturistas posibles. Seguiremos viendo los datos”, ha afirmado el titular sanitario.