jueves, 25 febrero 2021 00:51

Extremadura prorroga el aislamiento de sus municipios

La comunidad autónoma de Extremadura mantiene el cierre perimetral de todas sus localidades durante una semana más, mientras que ha ampliado el horario de apertura del comercio, siempre que tengan salida a la calle, que podrán abrir de lunes a viernes de 10,00 a 18,00 horas, y los sábados de 10,00 a 14,00 horas.

Además, la comunidad ha prorrogado durante 28 días más el toque de queda a las 22,00 horas, y también mantiene cerrada la hostelería, aunque “si esto sigue descendiendo”, el Ejecutivo regional comenzará a hablar con el sector “para flexibilizar aquellas actividades que sean más seguras”, al igual que ocurre con los gimnasios, que continúan cerrados.

Así lo ha anunciado el vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales de la Junta de Extremadura, José María Vergeles, en rueda de prensa este miércoles en Mérida, en la que ha explicado que el Consejo de Gobierno ha adoptado estas medidas de flexibilización ante el descenso de casos durante la última semana, aunque ha resaltado que la situación sigue siendo “muy complicada” en la región.

En su intervención, Vergeles ha querido agradecer a los extremeños el “esfuerzo colectivo” que ha realizado para bajar el número de contagios ante las medidas “muy duras” que se vienen aplicando en las últimas semanas en la región, que tienen como objetivo la reducción de la movilidad.

“No podemos hablar de que estemos en una buena situación, es de un nivel de alerta 4”, ha señalado Vergeles, quien ha resaltado que Extremadura presenta una incidencia acumulada de 845 casos por cada 100.000 habitantes, por encima de la media nacional, que está en 815 casos.

AMPLIACIÓN DE HORARIOS EN EL COMERCIO

Así, el consejero de Sanidad ha resaltado que las medidas de flexibilidad afectarán al comercio, ya que a partir de las 00,00 horas del próximo viernes podrán abrir todas las tiendas que tengan salida a la calle, independientemente de sus metros cuadrados. Por tanto, centros comerciales y galerías continuarán cerrados.

La apertura, que se permite durante un periodo de siete días, revisable, será de lunes a viernes de 10,00 a 18,00 horas, y los sábados de 10,00 a 14,00 horas, con lo que de esta forma se permite “que haya horario para que se produzcan menos aglomeraciones y se vaya incorporando la actividad comercial de forma progresiva”, ha destacado Vergeles.

En todos los casos, el aforo de las tiendas deberá ser de un máximo del 30 por ciento, tendrán preferencia a los mayores de 65 años para ser atendidas y se hace la recomendación de compra individual en los comercios.

También se permiten los mercadillos al aire libre, aunque continuarán con una reducción de aforo del 30 por ciento, ha señalado.

Unas medidas que tienen el “objetivo colectivo” de disminuir la incidencia del coronavirus cuanto antes, para así “disminuir las consecuencias para la salud y para ir recuperando la actividad y el desarrollo social y económico” de la región.

HOSTELERÍA Y GIMNASIO CONTINÚAN CERRADOS

Respecto al sector de la hostelería, que se mantiene cerrado, el consejero de Sanidad ha señalado que si los casos de Covid-19 siguen descendiendo, su “compromiso es el de siempre, empezar a trabajar” con el sector “para flexibilizar aquellas actividades que sean más seguras, y siempre contando con el sector”, ha dicho.

“No vamos a hacer algo que le venga mal al sector”, ha reafirmado el consejero de Sanidad, quien ha considerado que la hostelería “ha respondido muy adecuadamente, no porque sea el foco de contagio”, sino porque era necesario disminuir la movilidad y estos establecimientos son “un atractivo” para la población.

Por tanto, Vergeles ha señalado que “lo mínimo que podemos hacer por ellos” en la situación actual es “escuchar sus reivindicaciones” para cuando los datos permitan adoptar medidas de flexibilización del sector de la hostelería, que fuera “lo más segura” y que “le fuese bien desde el punto de vista económico”.

Así, y a preguntas de los periodistas respecto a los gimnasios, el consejero de Sanidad ha señalado que se mantienen cerrados, aunque ha avanzado que “es posible que en los próximos días, si sigue bajando la incidencia, se puedan adoptar algunas medidas al respecto, que empezarían por el deporte al aire libre”.

Vergeles ha defendido que “todavía los interiores” de estos centros “son espacios poco recomendables”, ya que “los gimnasios a puerta cerrada son lugares donde se realizan actividades físicas que incrementan la respiración”, lo que también “incrementa la posibilidades de aerosoles, y por lo tanto los riesgos de contagio”.

EXTREMADURA VA “EN LA BUENA SENDA”

Y es que, según ha resaltado el consejero de Sanidad, a pesar del descenso, Extremadura presenta todavía una incidencia “insoportablemente elevada”, aunque ha apuntado que está descendiendo “con una velocidad muy importante”, algo que según el titular extremeño de Sanidad, es fruto del “trabajo colectivo” de todos los extremeños.

Ante esta situación, los indicadores ponen de manifiesto que “si todo sigue como va, tendrá una tendencia descendente”, por lo que Extremadura está “en la buena senda para conseguir el objetivo de bajar el nivel de alerta y podernos permitir hablar de desescalada”, ya que hasta el momento, según Vergeles, no se puede hablar de desescalada, sino “exclusivamente de flexibilización de algunas de las medidas”.

Un descenso de casos que el titular extremeño de Sanidad ha achacado al incremento de pruebas de detección de Covid-19, así como al “gran esfuerzo” de la sociedad extremeña, lo que ha permitido que la positividad se reduzca al 11,02 por ciento en la región, por lo que “está reduciendo considerablemente”.

PRESIÓN HOSPITALARIA

Respecto a la presión hospitalaria de Extremadura, Vergeles ha destacado que a fecha de hoy la ocupación de camas de agudos por Covid-19 del 19,38 por ciento, frente al 23,5 por ciento de la media del país.

En el caso de las UCI, la ocupación está en el 43,5 por ciento en Extremadura, un punto por debajo de la media nacional, ante lo que el titular de Sanidad ha resaltado que los indicadores de ocupación hospitalaria son “altos, pero de contención en función de las cifras de incidencia que hemos tenido” en la región.