lunes, 8 marzo 2021 01:53

Unidas Podemos registrará una proposición de ley para eliminar el voto rogado

Unidas Podemos registrará en el Congreso una proposición de ley para eliminar el denominado voto rogado, que desde 2011 se exige a los españoles residentes en el extranjero, según han informado fuentes de la formación.

Esta proposición de ley figura en el acuerdo de gobierno y se trata de un texto “consensuado” con el PSOE, su socio de coalición, que se registrará en lo que queda de semana, según han apuntado las mismas fuentes.

Concretamente, Unidas Podemos meterá la propuesta de ley de supresión del voto rogado en el primer ‘cupo’ de este nuevo periodo de sesiones que tiene el grupo, y además calculan que su tramitación se pueda debatir, previsiblemente, la última semana de febrero.

Unidas Podemos cree que el voto rogado es una “vergüenza democrática” que ha supuesto que las tasas de participación electoral de los españoles en el extranjero pase de más de un 30% a solo un 10%, lo que pone de relieve está “vulneración vergonzosa de los derechos democráticos de los compatriotas españoles emigrados”.

El cambio la ley electoral que obligaba a rogar el voto, tal y como detallan, ha aumentado “enormemente la carga administrativa y las dificultades” para que un español en el extranjero pueda votar en los comicios del país. Por tanto, supone “una merma muy importante en los derechos fundamentales y en el derecho de participación política”.

YA LO INTENTARON HACER EN 2019

En 2019 PSOE y Unidos Podemos ya registraron en el Congreso una propuesta de cambio en la Ley Electoral para acabar con el voto rogado. Con ello recogía el grueso de las propuestas que el Gobierno hizo llegar a la subcomisión del Congreso que desde 2017 se encargó de estudiar una posible reforma de la normativa y sobre cuya base trabajaron los grupos parlamentarios.

Con ello, perseguían derribar un sistema, el del ruego del voto, que el propio PSOE y el PP pactaron con los nacionalistas en 2011 y que desde entonces ha hecho caer en picado la participación de los inscritos en el Censo de Residentes Ausentes (CERA).

La idea que manejaban entonces ambas formaciones era un sistema que habilitaba la opción de adelantar la documentación electoral y una papeleta en blanco.