viernes, 5 marzo 2021 21:49

Los juzgados, desbordados por el pánico electoral en Cataluña

El miedo a sentarse en la mesa electoral de Cataluña por temor a los contagios ha generado incertidumbre sobre el desarrollo de la jornada del próximo 14 de febrero.

Helena (nombre ficticio), vecina de un municipio de Barcelona, es un ejemplo de ello. A esta mujer le ha llegado la carta para formar parte de una mesa electoral. Montse conoce su caso y también ha sido convocada para atender al resto de votantes censados en el municipio. Sin embargo, la esclerosis múltiple que padece le ha librado de esta tarea.

“Se ha enfadado porque no le han aceptado las alegaciones”, ha indicado Montse. “Yo lo tenía más fácil debido a la enfermedad “, según ha indicado en una conversación telefónica con MONCLOA. Su cuerpo no le permite sostenerse y es una persona de riesgo.

Helena no tiene enfermedad, pero le puede el miedo a un contagio. Las personas con coronavirus, unas 200.000 en Cataluña, podrán saltarse su confinamiento para acudir a votar. No sólo tendrán contacto directo con los miembros de las mesas electorales -tienen que entregar su documentación-, sino que podrán realizar el trayecto que les separa de su vivienda hasta el colegio, con el riesgo que conlleva para el resto del municipio.

RENUNCIAN EL 23% DE LOS MIEMBROS DE LAS MESAS

En Cataluña están llamadas a la constitución de las mesas 82.251 personas -9.139 mesas y nueve personas en cada una-. El 23% del total (19.858) ha renunciado a su puesto, aunque las juntas electorales no han dado a conocer cuántos de ellas han sido rechazadas.

Ante este embrollo y lío generado por organizar unas elecciones en plena pandemia en la segunda Comunidad Autónoma más poblada de España, los ciudadanos más prudentes han preferido votar por correo, más de 270.000 personas, el cuádruple que en 2017. La Generalitat intentó aplazar el proceso, pero un recurso de Lliures y Federalistes d’Esquerra -afines al PSC- lo impidió.

Los socialistas son los más interesados en llevar a cabo estas elecciones por el llamado “efecto Illa“, exministro de Sanidad. Tanto el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como el candidato del PSC han llamado a votar masivamente por correo.

“POTENCIALES MOMENTOS CRÍTICOS”, SEGÚN LA JUNTA ELECTORAL DE BARCELONA

Ante la avalancha de peticiones para renunciar a la mesa electoral, la Junta Electoral de Barcelona ha recordado el artículo 80 de la LOREG, donde se marcan las pautas a seguir para constituir las mesas.

Las renuncias son habituales en elecciones y no hay datos comparables en estos comicios. Según la Junta de Barcelona, “en la presente ocasión la gestión de la configuración de las mesas electorales se está revelando como uno de los potenciales momentos críticos para el éxito de la constitución del conjunto de mesas electorales”.

Esta Junta espera que las “primeras personas en acudir a los centros de votación sean ciudadanos de edad avanzada”. Para evitar que sean personas de riesgo o mayores las que ocupen las sillas, exige que se abstengan de “ordenar que forme parte de ella [mesa electoral] alguno de los electores que se encuentre presente en el local”.

Antes de activar este escenario, la ley establece que la Junta podrá designar “libremente” a las personas que habrán de constituir la Mesa Electoral. Además, los miembros de la Junta pueden ordenar a cualquier ciudadano del interior del centro de votación formar parte de la mesa. Con la pandemia ha exonerado de esta obligación a los mayores.

LA FISCALÍA ACTUARÁ EN CASO DE INCOMPARECENCIA

Por su parte, la Fiscalía podrá actuar por la ausencia y el esclarecimiento de la posible responsabilidad penal de los miembros de la Mesa o de sus suplentes que no comparecieron. Los presidentes y vocales, así como sus suplentes, podrían ser multados y condenados a entre tres meses y un año de prisión.

En día de elecciones, los miembros de las mesas electorales que se ausenten podrán ser condenados a dos años de prisión si dificultan su labor o si causan “manifiesto perjuicio a un candidato“. Además, en caso de un pucherazo electoral, las penas alcanzan los siete años de cárcel.

Jueces, fiscales y policías e incluso miembros de las juntas electorales también pueden ser condenados a dos años de prisión si realizan actividad política en campaña electoral.

EMPATE TÉCNICO EN LAS ENCUESTAS, TODO DEPENDERÁ DE ERC

Los sondeos realizados hasta ahora dan un empate técnico entre ERC y PSC, seguidos muy de cerca por JxCat. En Comú Podem, PPC, Ciudadanos y Vox serían los siguientes en la lista, aunque el orden dependerá de los ciudadanos. La CUP buscará consolidar sus cuatro diputados.

Al Parlament de Cataluña se reparten un total de 135 escaños. En las últimas elecciones autonómicas, Ciudadanos se erigió como primera fuerza y todo apunta a un fuerte retroceso cuatro años después. El PPC espera sacar los máximos resultados posibles, pero un ‘sorpasso’ de Vox sería un jarro de agua fría.

En el bloque de la izquierda, En Comú Podem trata de consolidar sus resultados, a tenor de lo ocurrido en Galicia, donde se quedó sin representación. Los Comuns tratan de aguantar el chaparrón de Illa en el Área Metropolitana de Barcelona, bastión rojo tras las pasadas municipales de 2019.

Entre los dos grandes del independentismo, ERC tratará de materializar su primer ‘sorpasso’ a JxCat tras años de intentos. En las municipales, los de Esquerra fueron la primera fuerza en Barcelona, pero un pacto entre Ada Colau y Jaume Collboni, junto con los Ciudadanos de Manuel Valls, le impidieron gobernar.

JUNQUERAS SÍ PODRÁ VOTAR

Oriol Junqueras y el resto de políticos presos, como Raül Romeva, Jordi Sánchez y Jordi Turull, entre otros, podrán ejercer su derecho a voto ya que en su condena a 13 años de prisión no se lo impide.