lunes, 8 marzo 2021 14:07

Marlaska busca arrimar posturas con la Policía Nacional y les regala 679 coches patrulla

El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, sigue empeñado en ganarse el favor de los agentes de a pie. Ahora le ha tocado a la Policía Nacional (CNP), que verá cómo su parque móvil tiene un lavado de cara importante después de que el ministro socialista haya destinado más de 13 millones de euros  en renovar los coches y furgonetas del cuerpo de policía. Concretamente, Marlaska ha alquilado con dinero público “679 turismos radio patrulla tipo K” por los próximos cinco años que darán un lavado de cara a la Policía Nacional. Otro “regalo” enmarcado en un momento en el que el ministro no pasa por su mejor momento en cuanto a su relación con la cúpula policial. Sobre si se hará el mismo gasto en la Guardia Civil, aún el magistrado socialista no se ha pronunciado. 

Son unos cuantos, pero no suficiente. Se alquilarán, no se comprarán. Y el coste total será de 13.172.520 euros. Sobre lo coches, se dividirán en tres lotes, según se detalla en un documento interno al que ha tenido acceso en exclusiva MONCLOA.com, “160 turismos segmento ligero, 219 turismos segmento medio y 300 turismos segmento alto”, tal y como se detalla en e texto. Todo ello llega en un contexto en el que Marlaska no cuenta con el total apoyo de la cúpula policial, pero la tensión se ubica mas en su relación con la Guardia Civil y no tanto con la Policía Nacional. Quizás ahí está la razón de este contrato. 

Sobre las especificaciones de los coches, Marlaska tampoco es que haya tirado la casa por la ventana. En el primer lote, serán coches tipo turismo o SUV con un mínimo de 90 CV de potencia. No parece que con este primer lote el ministro pretenda que los agentes protagonicen persecuciones, pues con esa potencia podría escaparse hasta un Dacia Sandero. El lote 2 consta de 100 turismos de mayor calidad (con mínimo 130 CV y hasta sensores de aparcamiento, no se vayan a chocar en el párking) y 119 SUV con las mismas características. Y sobre el lote 3, Marlaska sí que se ha estirado con hasta 300 turismos berlina con un mínimo de 150 CV. 

El gasto por año será considerable. Este primer 2021, como ya está empezado, el precio será tan solo de 1.328.229 euros. En 2022, el coste del alquiler de estos 679 vehículos para la Policía Nacional será de 3.187.749 euros, el mismo importe que se replicará en 2023 y 2024. Y el último año el coste será de 1.859.520 euros. En total, si se le suma el IVA, da un resultado de 13 millones de euros públicos para renovar la flota de la Policía Nacional hasta 2025.

Al ser renting, lo bueno es que el mantenimiento íntegro de los vehículos corre a cuenta de la empresa arrendataria, que dado que el procedimiento de adjudicación todavía sigue abierto es un misterio qué coches llevarán en la Policía Nacional en los próximos años. No serán los Dacia Duster de la Guardia Civil, al menos eso se espera, dado el importe de los vehículos.

MARLASKA BUSCA AMIGOS

No es la primera vez que el ministro del Interior intenta atender las necesidades del Cuerpo Nacional de Policía (CNP). Con los funcionarios de prisiones ya intentó usar el dinero público

El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, se queda solo por momentos. Pierde apoyos tanto en la Guardia Civil como en la Policía Nacional por días y quiere ponerle remedio con un cheque en blanco de por medio. A pesar de la pandemia, el ministro socialista ha querido tener un guiño caro con los funcionarios de prisiones y ha renovado buena parte del equipo de los centros penitenciarios dejándose 232.474,90 euros públicos (sin impuestos) para comprar cascos antidisturbios, chalecos antiagresiones y todo tipo de material destinado a la protección de los funcionarios de prisiones, algo de lo que deberían disponer de antemano. Eso sí, en un documento al que ha tenido acceso MONCLOA.com, se detalla que el material que comprarán no está homologado.

Este subvención se publica cada año en el Boletín Oficial del Estado pasando relativamente desapercibida. Para justificarse, desde el Ejecutivo argumentan que es necesario “facilitar a los internos en centros penitenciarios el ejercicio de la libertad religiosa y de culto”, razón por la que, detallan, el Ministerio del Interior mantiene relación estrecha tanto con la Conferencia Episcopal como con la Comisión Islámica de España. Por eso, englobado en un paquete de ayudas más genérico del que incluso se beneficia la Cruz Roja, el ministerio ha colado dos subvenciones: una de más de 600.000 euros para la Conferencia Episcopal y otra de 21.000 euros para la Comisión Islámica de España.

Marlaska ha tirado de chequera para ganar amigos en un momento en el que no solo pierde apoyo entre la Guardia Civil y la Policía Nacional, sino que el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, prefiere ponerle ojitos a la ministra de Defensa, Margarita Robles, por su gestión de la borrasca Filomena antes que reconocer los presuntos logros de Marlaska ante el temporal. Es por eso que el magistrado ha considerado oportuno ceder ante las demandas de un colectivo muy activo y beligerante como son los funcionarios de prisiones para concederles un material del que se supone que debían disponer desde hace tiempo.

Concretamente, la jefa del área de equipamiento y asuntos generales, Montserrat Herranz Martín, ha aprobado la compra de material no homologado por valor de 232.474,90 euros públicos, que si se le suman los impuestos ascenderían a casi 300.000 euros. El pedido de Interior contempla la adquisición de cinco analizadores de bajos de los vehículos (para detección de bombas u otro tipo de dispositivos), 71 cascos de protección respiratoria, 96 cascos antidisturbios, 288 chalecos antiagresiones, 196 defensas de goma semirrígidas, 24 escudos protectores, 70 escudos protectores inversos para la inmovilización, 270 grilletes rígidos y 197 linternas led.

HASTA LA IGLESIA

La Conferencia Episcopal tiene un negocio redondo montado a costa del Ministerio del Interior. Pese a que el Gobierno actual no se jacte de tener una estrecha relación con el ámbito religioso, lo cierto es que la Iglesia ha ganado (y gana cada año) mucho dinero gracias a los centros penitenciarios. Su presencia en las prisiones no es ni especialmente pasional (aparentemente) ni gratuita. El Gobierno paga cada año más de 600.000 euros a la Iglesia por dar asistencia espiritual a los presos de las cárceles españolas. De hecho, en 2020 el Ministerio del Interior ha dado una subvención directa a la Conferencia Episcopal de nada menos que 608.500,00 euros, tal y como ha podido comprobar en documentos oficiales MONCLOA.com, por dar asistencia religiosa a los presos en los centros penitenciarios. Un negocio redondo. También concedió más de 20.000 a la Comisión Islámica de España.