sábado, 27 febrero 2021 21:07

Cómo hacer la carne de membrillo de tu abuela para chuparte los dedos en casa

el corte ingles

Es curioso el origen del membrillo, pues proviene de un árbol con el mismo nombre, también conocido como membrillero. A todos nos gusta la carne dulce que se puede sacar del mismo, aunque no todos conocen el secreto para que la receta salga deliciosa. Parece que nuestras abuelas tenían el truco definitivo, y ahora nosotros también la conocemos.

Llama la atención por su pequeño tamaño y su gran sabor. Además, a pesar de lo que podamos pensar, lo cierto es que se trata de un alimento muy bajo en azúcares. Nosotros lo consumimos dulce, por eso es mejor elegir hacerlo en casa y que los ingredientes sean lo más naturales posible. Y es que no pasa nada porque, de vez en cuando, disfrutemos de un buen capricho.

Si ya se te está haciendo la boca agua, esto te interesa. Descubre cómo hacer la carne de membrillo de tu abuela para chuparte los dedos en casa.

Una deliciosa receta de membrillo con pocos ingredientes

receta membrillo

Cuando hablamos de esta receta, lo hacemos de una muy dulce que conocemos de forma popular como carne de membrillo. Ya se ha convertido en un postre tradicional y familiar que hacemos en nuestro país. Lo podemos encontrar en los estantes de nuestro supermercado favorito, sin embargo, es mucho mejor hacerlo casero. Es fácil y rápido, por lo que lo podremos disfrutar en una tarde.

Se convierte en la opción perfecta para terminar una buena comida, algo que hacen, por ejemplo, en Galicia. No obstante, también lo podemos usar como acompañamiento de nuestros quesos preferidos, dándole un toque dulce que se convertirá en todo un gusto para los paladares más exquisitos.

Para llevar a cabo esta deliciosa receta, tan solo necesitaremos dos ingredientes. Ellos serán los reyes de la fiesta y se convertirán en tus mejores aliados ente los fogones. Para empezar, debemos seleccionar un kilo de membrillos, que deben ser de color amarillo y estar maduros. Después, necesitamos 800 gramos de azúcar blanco, al 80 por ciento del peso de la pulpa.