viernes, 26 febrero 2021 17:23

Arrimadas cree que los votantes del PSC prefieren un acuerdo “moderado” con Cs

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha afirmado este lunes que, en su opinión, los votantes del PSC prefieren que tras las elecciones catalanas del 14 de febrero los socialistas lleguen a un acuerdo para gobernar con Cs y no que formen un tripartito con Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y En Comú Podem.

“Creo que los votantes del PSC prefieren un acuerdo moderado con Ciudadanos y pasar página de verdad que volver al tripartito, que fue un desastre no solo en lo nacionalista, sino también en lo económico”, ha declarado en una entrevista en la cadena SER al recordar los anteriores tripartitos de izquierdas que hubo en Cataluña, encabezados por los socialistas Pasqual Maragall y José Montilla.

Arrimadas apuesta por un gobierno liderado por la formación naranja, integrado también por el PSC y “apoyándose en todos los partidos constitucionalistas”. A su juicio, esta es la fórmula que puede garantizar “más estabilidad y centralidad” y obtener más respaldo “a izquierda y derecha” del arco parlamentario.

“Pero la clave para que pueda haber eso es que el PSC, Esquerra y Podemos no sumen, porque esa es la intención”, ha añadido, insistiendo en que esa ese tripartito es la opción favorita del candidato socialista a la Presidencia de la Generalitat, Salvador Illa, aunque ahora lo niegue, y en que Cs “nunca va a apoyar” un gobierno así.

La líder de Ciudadanos ha señalado que “el PSC en campaña siempre dice que no pactará con ERC y después siempre lo hace“, igual que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguraba que no gobernaría con Podemos y que no haría que la gobernabilidad de España dependiera de partidos independentistas y después ha hecho precisamente eso.

“En Cataluña nos piden el voto los partidos constitucionalistas y luego se lo dan a los independentistas. La única garantía de que eso no pase, porque nunca lo hemos hecho y nunca lo haremos, es Ciudadanos”, ha subrayado.

Respecto a las encuestas electorales, que dicen que Cs podría perder el 14-F un tercio de los 36 diputados que consiguió en 2017, Arrimadas les ha quitado importancia y ha indicado que hace tres años los sondeos infravaloraron a su partido.

Además, ha reiterado que en el escenario actual “está todo abierto” porque con nueve partidos compitiendo por obtener representación en el Parlament y en medio de una pandemia “puede pasar cualquier cosa”.

Asimismo, ha apuntado al alto porcentaje de electores indecisos, que aún no saben a quién votar, y a los que dudan entre acudir a las urnas o abstenerse, y cómo eso puede influir en el reparto de escaños entre las distintas fuerzas políticos.

A esas personas las ha animado a participar pese al “hastío” que puedan sentir tras varios años de proceso independentista y ahora con la crisis del coronavirus: “Si nos quedamos en casa, vamos a tener otra vez un gobierno con partidos independentistas o un tripartido con ERC, que es prácticamente lo mismo”.

En este sentido, ha expresado su confianza en la posibilidad de tener un gobierno “constitucionalista” presidido por Carlos Carrizosa (Cs), que “no tenga que dar explicaciones por la corrupción” y que pueda “gestionar bien” la economía, la sanidad y la educación y “dar carpetazo al ‘procés'”.