jueves, 25 febrero 2021 01:04

Una mujer compara al Hospital Zendal con un campo de concentración y le regaña un museo

Este sábado, una tuitera decidió comparar el hospital madrileño Isabel Zendal con un campo de concentración alemán de la Segunda Guerra Mundial. La usuaria, @PepaFlowers, causó gran conmoción al utilizar tal referencia para criticar el proyecto del PP madrileño, llegando a llamar la atención del propio Auschwitz Memorial.

La tuitera dijo que el Zendal contaba con “gran capacidad, transporte a las puertas, menús completos, duchas comunes, vigilancia intensiva, pijama incluido, intimidad y discreción (no móviles), seguridad y crematorio”. Además, adjuntó cuatro fotos del centro nazi.

En mitad de la estupefacción, la cuenta oficial del propio museo de Auschwitz respondió también con un tuit a la usuaria, advirtiéndole: “La instrumentalización de la tragedia de la gente que sufrió y fue asesinada en los campos de concentración y exterminio, como resultado de la ideología del odio, para argumentar en contra de un hospital que se construyó para salvar vidas es un síntoma de descenso moral“.

Tras el comentario, la tuitera finalmente borró el mensaje, pero no sin responder al museo diciendo: “Tuit Borrado por el símil de mal gusto que hice y mis disculpas y respeto a las víctimas de Auschwitz. Pero NUNCA, jamás, tendré respeto ni por sus verdugos, ni por sus herederos”, escribió @PepaFlowers, adjuntando dos capturas de pantalla de dos titulares que decían: “Rocío de Meer, la diputada de Vox pillada difundiendo vídeos de un canal de propaganda nazi”, y “Nuevos miembros nazis y neofascistas en las listas de Vox de Alcalá de Henares”.

El hecho de que la usuaria volviera a responder aun después del escarmiento enfadó a otros miembros de la comunidad: “Te sigues coronando, y retratando”, dice una, mientras otros opinan que después de un aviso como el del museo de Auschwitz: “A mí me mandan esto y me borro de Twitter…”.

Pese a las numerosas peticiones de que elimine su cuenta, la usuaria sigue convencida de que no cederá ante las presiones de los “cuatro monigotes nazis de Vox en Twitter”.