miércoles, 3 marzo 2021 00:06

El PP lanza una campaña contra Iglesias pidiendo su dimisión por cuestionar la democracia

El PP ha lanzado una campaña en redes sociales exigiendo la dimisión del vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, tras sus declaraciones en las que cuestionaba la democracia. Además, ha señalado que si el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, no lo cesa será “cómplice”.

El partido que dirige Pablo Casado ha puesto en marcha esta ofensiva coincidiendo con la campaña de las elecciones catalanas –en las filas del PP crece la inquietud por el avance de Vox– y después de varios días en los que el foco mediático esté centrado en el ‘caso Bárcenas’ tras la confesión del extesorero del PP.

A cinco días de las elecciones catalanas, todos los miembros de la cúpula del PP han usado sus cuentas de Twitter para arremeter contra Iglesias, después de que afirmase este lunes que “no hay una situación de plena normalidad política y democrática en España” porque los líderes de los dos partidos que gobiernan Cataluña están o en la cárcel, en el caso de Oriol Junqueras, o en Bruselas, en el caso de Carles Puigdemont.

El Grupo Popular ya ha registrado las peticiones de comparecencia en el Congreso del propio Iglesias, así como de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y de la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, por unas palabras que “debilitan a España y afectan a la imagen del país”, según ha dicho en rueda de prensa la portavoz parlamentaria, Cuca Gamarra.

“DAÑINO PARA LA DEMOCRACIA ES PABLO IGLESIAS”

Casado ha sido el primero en cargar contra Iglesias en un acto electoral en Tarragona, donde ha exigido a Sánchez que lo cese por sus palabras y por considera que “hay presos políticos” como si España fuese “una dictadura”. A su entender, si no se produce ese cese, Sánchez será “cómplice y responsable” de las palabras de su vicepresidente.

“La anormalidad democrática es que Sánchez mantenga en el Gobierno a un vicepresidente que mancha continuamente nuestra plena democracia. Iglesias representa el disparate que Sánchez quiere para España”, ha afirmado en Twitter Gamarra, junto al hashtag de la campaña ‘#PabloIglesiasDimisión’ que ha difundido el partido en redes sociales.

De la misma manera, el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, ha asegurado que “dañino para la democracia es Pablo Iglesias”, “por sus ataques a la independencia judicial” y “por señalar a aquellos medios de comunicación que le son incómodos”. “Con su silencio, Sánchez avala sus críticas a nuestro país. Basta ya”, ha afirmado.

Por su parte, la responsable de Organización, Ana Beltrán, ha dicho que Iglesias “no se contenta con sembrar de caos y ruina España” sino que “ahora también aspira a calumniar” las instituciones. Más contundente ha sido el vicesecretario de Política Territorial del PP, Antonio González Terol: “Este es el valor de las afirmaciones de este sinvergüenza”.

Según la portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Dolors Montserrat, es “inadmisible” que un vicepresidente “cuestione la calidad democrática de una democracia plena como España”. Y la presidenta del Comité de Derechos y Garantías del PP, Andrea Levy, ha señalado que no se puede permitir que un vicepresidente “menosprecie” y “ponga en duda la democracia”, al tiempo que ha pedido a Sánchez “tomar cartas en el asunto” y no seguir “escondiéndose”.

A la tromba de críticas contra Pablo Iglesias en esta campaña en redes se han sumado más miembros de la Ejecutiva del PP como la responsable de Sectorial, Elvira Rodríguez; la presidenta del Comité Electoral Nacional, Belén Hoyo; y la portavoz de Interior y responsable de Emigración, Ana Vázquez.