viernes, 26 febrero 2021 15:45

Cantabria mantendrá el cierre del interior de bares

Cantabria prorrogará el cierre del interior de los establecimientos hosteleros otros 14 días más y no levantará esta restricción hasta llegar al nivel de alerta sanitaria 2 y que éste se “consolide” y se mantenga durante varios días consecutivos.

Además, también ampliará un mes más el cierre perimetral de la comunidad autónoma y el toque de queda entre las 22.00 y las 6.00 horas, según han anunciado este miércoles en rueda de prensa el consejero de Sanidad y el director general de Salud Pública, Miguel Rodríguez y Reinhard Wallmann, respectivamente.

Por el contrario, se levantarán las restricciones impuestas hace dos semanas a los municipios de Laredo, Polanco, Colindres y Santa María de Cayón, ya que sus datos han mejorado “sustancialmente”.

Así, las medidas que se aplicaron a estos cuatro municipios -como el cierre perimetral- quedarán sin efecto a partir de esta medianoche, al cumplirse 14 días de su entrada en vigor, ya que alcanzan los requisitos que Sanidad impuso para su apertura: bajan de los 500 casos de incidencia acumulada a los 14 días, la positividad de las pruebas está por debajo del 10% -ha bajado en torno a un 40%- y la trazabilidad de los contagios evoluciona “muy positivamente”.

Al igual que Laredo, Polanco, Colindres y Santa María de Cayón, el resto de municipios cántabros de más de 5.000 habitantes también “van todos muy bien”, con una incidencia por debajo de los 400 casos -salvo dos, que superan la cifra pero “ligeramente”- y una positividad de las pruebas realizadas inferior al 10%.

Por ello, todos reflejan una tendencia de descenso de la pandemia y no se encuentran en riesgo de ser confinados, si bien Sanidad no se plantea la apertura de establecimientos hosteleros en aquellos con mejores datos para evitar que se produzca un “turismo de bares”.

Sí podría levantarse la obligación de cerrar las grandes superficies los fines de semana cuando se cumplan siete días consecutivos en el nivel 3, en el que Cantabria entró ayer, según han avanzado Rodríguez y Wallmann.

En cuanto al resto de restricciones, como el cierre del interior de locales, el cierre perimetral de Cantabria o el toque de queda, no está prevista ninguna modificación hasta que se llegue al nivel 2 de alerta y “se consolide”, de modo que “no se van a levantar el primer día que lleguemos” a ese nivel.

CARNAVAL Y SEMANA SANTA

Por ello, de cara a la celebración de Carnaval, el consejero ha apelado a la “responsabilidad” en el cumplimiento de las medidas sanitarias y ha recordado que la normativa actual limita las reuniones a seis personas.

Y a preguntas de la prensa por la posible apertura de la comunidad en Semana Santa, ha preferido no pronunciarse sobre una cuestión para la que “queda más de un mes”, ya que hacer predicciones en torno al comportamiento del virus es “complicadísimo”, aunque ha avanzado que “no haremos nada que creamos que va a perjudicar la evolución de la pandemia”.

HOSTELERÍA

Y es que la Consejería considera que estas medidas prorrogadas “corresponden perfectamente” al nivel en que se encuentra la comunidad, que sigue siendo “elevado” a pesar de la mejoría. En este sentido, ha seguido defendiendo la eficacia del cierre del interior de locales, ya que en estos lugares el nivel de contagios es “un 20% superior” que en exteriores.

Los hosteleros cántabros ya avanzaron que, de prorrogarse más este cierre, llevarían al Gobierno regional por quinta vez a los tribunales solicitando la suspensión de la medida, aunque hasta el momento el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) no les ha dado la razón.

Sí lo ha hecho esta semana el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), que ha aceptado el recurso del sector permitiendo abrir los establecimientos que habían quedado cerrados por estar en zonas de riesgo, pero Rodríguez ha señalado al respecto que no tiene “ninguna presunción” de que esta decisión judicial vaya a influir en Cantabria, donde la Justicia ha fallado a favor del Gobierno en las cuatro ocasiones anteriores.

También se ha pronunciado sobre este asunto el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, a preguntas de los medios de comunicación -antes de la rueda de prensa del consejero- sobre si la comunidad se planteaba flexibilizar las restricciones a la hostelería después del auto del TSJPV, respondiendo que no se iban a rebajar las restricciones en general hasta que la comunidad baje el nivel de riesgo, tal y como ha confirmado posteriormente Rodríguez.

Revilla ha señalado que la Consejería de Sanidad tiene una “hoja de ruta que se ha demostrado muy eficaz” y que “más allá de lo que diga la oposición, que pide constantemente la cabeza del consejero, los datos que tiene Cantabria son los mejores, menos Canarias, en todos los parámetros, de España y eso es fruto de unas medidas duras que hemos tomado aquí”.

En la línea del consejero, el presidente ha recordado que las limitaciones vigentes para la hostelería “han tenido respaldo judicial” y ha indicado que la Justicia “ha dado cinco veces la razón” al Gobierno de Cantabria en este asunto tras ser denunciadas por el sector.

“DESEANDO” RELAJAR MEDIDAS

Revilla ha afirmado que Cantabria “está deseando flexibilizar las medidas durísimas” que se han adoptado para frenar el coronavirus –“yo comprendo el sufrimiento de tantos sectores”, ha dicho– pero se planteará hacerlo hasta que la incidencia acumulada a 14 días se sitúe por debajo de 250 casos por cada 100.000 habitantes (según los datos del Servicio Cántabro de Salud, ahora está en 289); que la ocupación de las UCI esté por debajo del 20% (ahora superan el 27%), y la ocupación hospitalaria esté por debajo del 10% (en estos momentos están al 10,1%).

El presidente regional ha afirmado que se está “a la espera” de llegar a esos niveles, a partir de los que se ha mostrado “seguro” que Sanidad comenzará a flexibilizar restricciones “para intentar dañar lo menos posible la actividad económica”.