domingo, 7 marzo 2021 16:36

Ayuda a la Iglesia Necesitada indemnizó a una mujer que acusó al fundador de agresión sexual

La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN, por sus siglas en inglés) indemnizó en 2010 a una mujer que presentó una acusación de agresión sexual contra el fundador de ACN, Werenfried van Straaten.

Según adelantó este miércoles el suplemento ‘Christ & Welt’ del periódico alemán Zeit, una trabajadora de la organización presentó en 2010 una acusación de agresión sexual contra van Straaten, que supuestamente tuvo lugar en 1973, cuando ella tenía 23 años.

El presidente ejecutivo de ACN Internacional, Thomas Heine-Geldern ha reconocido en un comunicado que la fundación recibió estas acusaciones e informó “inmediatamente” a las autoridades eclesiásticas correspondientes –a la Congregación para el Clero y al presidente de la Conferencia Episcopal Alemana–. Si bien, precisa que no se pudo iniciar un procedimiento de carácter judicial pues el acusado había fallecido siete años antes, en 2003.

En todo caso, como el informe era “verosímil” y “aunque la cuestión de culpabilidad ya no pudiera aclararse” debido a la muerte de van Straaten, ACN explica que los responsables siguieron la política recomendada a nivel eclesial en Alemania en cuanto al procedimiento de casos de abusos.

Por ello, “se concedió a la persona afectada una ayuda económica de 16.000 euros en compensación por su sufrimiento”: 10.000 euros como reconocimiento del presunto sufrimiento padecido y 6.000 euros para atender las reclamaciones de pensiones debido a la antigua relación laboral de la afectada con la fundación.

En todo caso, ACN explica que no hicieron pública la acusación de agresión sexual inmediatamente después porque “la persona afectada expresó claramente su deseo de que la denuncia fuera tratada de forma confidencial”. “También había un interés en evitar el daño de la reputación de la organización y en no perjudicar el trabajo de los proyectos”, añade la fundación.

En 2011, Ayuda a la Iglesia Necesitada fue restablecida como Fundación Pontificia. Se renovaron todas las áreas de la organización y se introdujeron nuevas estructuras de gestión y control. Según precisa la organización, las directrices de salvaguardia para la prevención de abusos sexuales se consolidaron como principio organizativo.

En 2016, ACN llevó a cabo una investigación en los archivos de la congregación para el clero y asegura que no se encontraron pruebas circunstanciales que apoyaran las sospechas de otros delitos o agresiones sexuales por parte de van Straaten.

Sobre un posible proceso de beatificación de Werenfried van Straaten, ACN precisa que “nunca” ha participado en un proceso de este tipo y no tiene “ningún interés” en iniciarlo en el futuro.

UNA CARTA PARA DETENER EL PROCESO DE BEATIFICACIÓN

En este sentido, ACN explica que el obispo auxiliar alemán Manfred Grothe, nombrado visitador por la Santa Sede, visitó ACN entre 2009 y 2011, y se enteró de las acusaciones contra el fundador, por lo que escribió una carta al Vaticano para “detener de forma inmediata las iniciativas para una posible beatificación”.

La fundación pontificia se siente “consternada” y condena los “graves” hechos. Asimismo, afirma que hará “todo lo posible para seguir mereciendo la confianza” de sus benefactores en el futuro, con el fin de continuar su servicio a los cristianos perseguidos en el mundo.