domingo, 20 junio 2021 05:24

Se confirman los beneficios de las nuevas terapias en cáncer de ovario y de mama

Los estudios con datos en vida real confirman los beneficios de las nuevas terapias en cáncer de ovario y de mama, según han indicado expertos durante la cuarta jornada del ‘XXIII Simposio de Revisiones en Cáncer. Tratamiento médico del cáncer en el año 2021’, que se celebra hasta este viernes, en formato virtual.

En los últimos años se han incorporado nuevas dianas terapéuticas que mejoran dicha supervivencia y puedan revertir la resistencia hormonal de novo o adquirida que presentan pacientes con cáncer de mama metastásico. El mayor avance en su tratamiento ha venido con el desarrollo de los inhibidores de quinasas dependientes de ciclinas (iCDK). En particular, disminuye la resistencia a la hormonoterapia.

El estudio multicéntrico internacional retrospectivo IRIS (IBRANCE Real World Insights) revisa las historias clínicas de pacientes CMM HR+/Her-2 – tratadas con palbociclib. El objetivo del estudio es describir las características demográficas, clínicas, los patrones de tratamiento y evaluar el beneficio clínico. Participaron Estados Unidos, Argentina y Alemania. Se obtuvieron datos de 652 pacientes: 360 (55,2 por ciento) fueron tratados con palbociclib e IA y 292 (44,8 por ciento) con palbociclib y fulvestrant.

Tras seis años después de la aprobación de palbociclib en febrero de 2015, el doctor Ignacio Peláez Fernández, del Hospital Universitario de Cabueñes de Gijón resume la evidencia en mundo real de este fármaco en cáncer de mama metastásico. Según indica, se trata de “una opción terapéutica válida y robusta en el tratamiento de primera o sucesivas del cáncer de mama metastásico con receptores hormonales positivos y HER2 negativo”.

Por su parte, el doctor Luis Manuel Manso Sánchez, del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, la terapia hormonal, explica, es la opción de tratamiento principal para pacientes con cáncer de mama HR + HER2-. A pesar de su actividad, la terapia hormonal se asocia a una resistencia inicial, o adquirida con mayor frecuencia, tras la exposición a una o más líneas de tratamiento.

La pérdida de la regulación del ciclo celular debido a alteraciones en la vía de las ciclinas es común en el cáncer de mama avanzado HR + HER2- y esto conduce al desarrollo de tratamientos dirigidos a esta vía a través de la inhibición de CDK 4/6.

“Palbociclib es el primer fármaco de esta clase y representa el mayor avance terapéutico en los últimos años para el tratamiento del cáncer de mama avanzado HR + HER2-. La combinación de palbociclib con terapia hormonal aumenta significativamente la supervivencia libre de progresión en comparación con la terapia hormonal en la primera y segunda línea de tratamiento del cáncer de mama avanzado HR + HER2 -“, añade.

Por su parte, la doctora Cristina Hernando Melià, del Hospital Clínico Universitario de Valencia, destaca la importancia del aumento de supervivencia en pacientes luminales, así como el papel de los inhibidores de ciclinas. “El cáncer de mama es el responsable de la mayor mortalidad relacionada con cáncer entre las mujeres, ya que es el más comúnmente diagnosticado. Aunque la prevalencia es alta, la mortalidad ha ido descendiendo gracias a los avances terapéuticos”, ha señalado.

Se trata de una patología biológicamente diversa con varios subgrupos definidos según sus características genómicas o moleculares. A nivel clínico se definen habitualmente tres grupos con diferentes necesidades terapéuticas. El 60-65 por ciento de los casos son tumores RH+ y Her2-; el 20-25 por ciento, tumores Her2+, y el 15-18 por ciento son tumores triple negativos.

Cerca del 5 por ciento de las pacientes debutan con enfermedad metastásica de novo. De las diagnosticadas en estadios tempranos, el 20-25 por ciento presentarán recurrencia a distancia a pesar del tratamiento inicial. La supervivencia global media del cáncer de mama metastásico con tumores RH+ y Her2- es de 38 meses. Según las principales guías de práctica clínica, la terapia endocrina es el pilar terapéutico.

En estas mujeres se recomienda el uso de tratamientos hormonales secuenciales, excepto en los casos en que la extensión de la enfermedad es amenazante para la vida de la paciente, o cuando hay una afectación visceral importante o muy sintomática. “Las pacientes con cáncer de mama metastásico tienen opciones terapéuticas limitadas y un mal pronóstico. Por ello, es necesario que nuevos tratamientos que prolonguen el tiempo a la progresión se incorporen rápidamente al arsenal terapéutico disponible”, comenta Hernando Melià.

CÁNCER DE OVARIO, “UNA ENFERMEDAD CRÓNICA”

Respecto al cáncer de ovario, la doctora María Jesús Rubio Pérez, del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, ha señalado que el objetivo de los nuevas dianas “es mantener la respuesta conseguida con la quimioterapia y aumentar estos intervalos libres de tratamiento”.

Para mujeres con enfermedad recurrente existen muchas opciones de tratamiento. Los expertos consideran “un reto” definir la secuencia optima de tratamiento. “Sabemos que cuando las pacientes recaen después de seis meses, el tratamiento con platino es la mejor opción. Cuando el platino no es la mejor opción, es aceptable utilizar una combinación sin platino (trabectedina + doxorrubicina liposomal pegilada [PLD])”, ha explicado, recordando que en los últimos años, estamos asistiendo a un cambio en el paradigma del tratamiento del cáncer de ovario.

A continuación, el doctor Avinash Ramchandani, del Complejo Hospitalario Universitario Insular de Canarias (Las Palmas), ha señalado que para realizar una buena praxis en el manejo actual del cáncer de ovario es necesario hacer al diagnóstico el análisis del estado mutacional del BRCA en todos los tumores de ovario de histología no mucinosa. “Supone un predictor de respuesta a los inhibidores de PARP, pero, además, nos ofrece información relevante a nivel familiar que nos permite realizar consejo genético a nuestros pacientes”, afirma.