viernes, 26 febrero 2021 11:45

¿Un clítoris demasiado grande? Así afecta en las relaciones sexuales

Cuando hablamos de relaciones sexuales, lo primero que viene a nuestra mente es la parte de los genitales. Sin embargo, en lo que más pensamos a la hora de llevarlas a cabo es en cuestiones como el tamaño del pene, sin tener casi en cuenta el del clítoris. Es decir, la parte que vemos del órgano genital femenino. Esto es un error, pues ambos se parecen mucho más de lo que creemos.

Conforme nos estamos desarrollando en el útero de nuestras madres, y somos tan solo un embrión, el clítoris es homólogo al pene masculino. Eso sí, como ya sabemos, la diferencia es que el primero solo tiene una función: es sexual. Es decir, no se encuentra dentro de la función reproductiva, cosa que sí sucede con el segundo. Sea como fuere, no por eso carece de importancia, sino todo lo contrario.

Si quieres saber más sobre el mismo, una de las cuestiones a las que debemos responder es a la de tener un clítoris demasiado grande. ¿Puede afectar a las relaciones sexuales?

El clítoris gana protagonismo en las relaciones sexuales

clitoris protagonismo relaciones sexuales

Conforme va pasando el tiempo, algo que hemos ido notando en la sociedad, por fin, es que el clítoris está ganado protagonismo en lo que a las relaciones sexuales se refiere. Una gran prueba de ello la tenemos en la gran cantidad de juguetes eróticos que se comercializan centrado en el órgano genial femenino. Y es que, después de mucho indagar, la mayoría de las mujeres llegan al orgasmo a través del mismo.

Seis de cada diez mujeres en España cuentan con dificultades a la hora de llegar al orgasmo si solo se emplea el coito como método. Es decir, lo cierto es que la mayoría de las mismas son clitorianas y no vaginales. En muchas ocasiones, esto se descubre a través del uso de un juguete sexual. Averiguar este dato no ha hecho más que crecer la popularidad del órgano y también de los juguetes de este tipo.

Seguro que, a estas alturas, todos conocemos la existencia del clítoris, así como la importancia de estimularlo para que la mujer sienta más placer. Sin embargo, aún quedan muchas cuestiones por resolver. Parece que lo que no vemos no existe y, por tanto, el tamaño del mismo nunca ha entrado en discusión. A pesar de ello, este también tiene mucha importancia, pues estará muy relacionado con la forma de disfrutar o no de las relaciones. Algunos pueden ser demasiado grandes.

¿Cómo sabemos que puede ser demasiado grande?

tamano

Una vez que sabemos de la existencia del clítoris y de la importancia de este a la hora de alcanzar orgasmos más intensos y de mayor duración, una de las cuestiones que también debemos tener claras es que puede ser de diversos tamaños. El órgano genital femenino puede medir entre 2 y 6 mm de ancho y 2 y 9 mm de largo. El clítoris será pequeño si mide entre 2 y 3 mm de largo y ancho. ¿Cuándo es grande? Cuando las medidas sean entre 6 y 8 mm de largo y ancho.

En el caso de que traspasara estas medidas, ya estamos hablando de otra cosa. Se conoce como hipertrofia de clítoris, y también se conoce como un “mini pene” ya que, a efectos visuales, es muy similar al mismo. Cuando ocurre esto, estas hipertrofias suelen ser congénitas. Es decir, están muy relacionadas con la influencia de un exceso de hormonas virilizantes sobre los genitales femeninos. El sexo cromosómico se determina en el momento de la concepción. Sin embargo, en las primeras semanas de gestación los embriones, tanto femeninos como masculinos, no cuentan con diferencias apreciables.

En el momento en que el embrión con cromosomas masculinos empiece a segregar hormonas de este género, estas serán las responsables del desarrollo de los genitales masculinos. Si existe una ausencia de las mismas, se desarrollarán genitales femeninos. En otras palabras, si en las semanas de desarrollo existiera algún error, se podría producir una especia de masculinización de los genitales en el embrión cromosómicamente femenino. Y también a la inversa.

Cómo afecta tener un clítoris grande a las relaciones sexuales

clitoris grande afecta relaciones sexuales

Cuando hablamos de hipertrofia de clítoris, lo hacemos de un problema que resulta muy molesto para las mujeres que lo padecen. Ya no solo si miramos desde un punto de vista estético, sino también desde el funcional. La razón es que esto puede convertir las relaciones sexuales en encuentros dolorosos, tanto a nivel físico como psicológico. A pesar de ello, cuenta con tratamiento. Se puede corregir el exceso de hormona o extirpar el exceso de tejido a través de la cirugía.

En muchas ocasiones, hay mujeres que no tienen hipertrofia propiamente dicha pero sí cuentan con un órgano grande. Algunas, cuentan con preocupación por si este rasgo puede estar afectando a la calidad de sus relaciones. El tamaño del mismo no afecta a la capacidad para alcanzar el orgasmo. Sin embargo, el tamaño del prepucio sí podría hacerlo.

En el caso de que el clítoris estuviera cubierto por un prepucio más grueso, se tendría que aplicar una presión más directa para poder obtener el mismo placer que con un órgano de tamaño medio o pequeño. Además, también existe la posibilidad de retirar el prepucio y estimularlo de forma más directa, como si del pene se tratara.

Así se estimula de la forma adecuada

estimulacion adecuada

Para la mayoría de las mujeres, lo más placentero y que asegura que lleguen al orgasmo es la estimulación correcta del clítoris. Para hacerlo de la forma más sencilla, se puede frotar con dos o tres dedos en conjunto. No obstante, no se debe hacer demasiado fuerte, ya que hablamos de una zona sensible y se podría sentir dolor.

Esta estimulación se puede realizar tanto de forma horizontal, de un lado a otro, como circular. Si lo hacemos de arriba a abajo, debemos tener cuidado. Se puede notar una sensación desagradable en el caso de que rocemos sin querer la uretra.

En caso de buscar un placer más intenso, también podemos usar la mano libre con el objetivo de estimular a su vez la vagina. Se puede llevar a cabo introduciendo uno o más dedos en la zona. De este modo, las posibilidades de alcanzar el orgasmo aumentan y también se doblará el placer.