viernes, 26 febrero 2021 16:08

Gobierno Vasco permitirá la movilidad entre municipios colindantes

El Comité Asesor del Plan de Protección Civil de Euskadi (LABI) ha acordado este viernes mantener las medidas de restricción actualmente vigentes para la hostelería y el confinamiento municipal, pero permitirá la movilidad entre municipios colindantes para la realización de actividades socioeconómicas y deportivas al aire libre.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha comparecido en rueda de prensa en Vitoria tras la reunión del comité asesor del LABI, donde ha dado a conocer los cambios que se han realizado en el decreto vigente para hacer frente a la pandemia de la covid-19 y ha presentado el Plan Bizi Berri III que actualiza el diagnóstico de situación de la pandemia y plantea la estrategia hasta el próximo mes de junio.

Urkullu ha informado de que el LABI ha aprobado una serie de “ajustes” en el Decreto vigente que aunque mantiene el confinamiento municipal, plantea como “excepciones” permitir la movilidad entre municipios colindantes de tránsito habitual para la realización de actividades socioeconómicas y deportivas al aire libre.

Además, ha explicado que se definen “con mayor precisión” los supuestos en que la movilidad entre municipios está permitida como son los entrenamientos y competiciones deportivas de los equipos en competición profesional o semi-profesional; y la movilidad entre municipios con tasa de incidencia inferior a 500 casos por 100.000 habitantes para competiciones y entrenamientos de deporte federado, entrenamientos de deporte escolar, así como cursos o actividades programadas en gimnasios, clubs o polideportivos.

El Consejo Asesor del LABI no ha impuesto nuevas restricciones a la hostelería, después de que el auto del TSJPV haya permitido de forma cautelar la reapertura de los bares y restaurantes de los municipios que se encuentran en ‘zona roja’ en Euskadi por alta incidencia de la covid-19.

De esta forma, bares y restaurantes podrán estar abiertos entre las 6.00 y las 20.00 horas, con una foro máximo del 50% en el interior y del 100% en las terrazas, en todos los municipios vascos, sin tener en cuenta su tasa de incidencia.

Respecto al Plan Biziberri III, el lehendakari ha señalado que el objetivo es lograr, en una primera etapa, una Tasa de Incidencia entre 60 y 300 por 100.000 habitantes; y en una segunda etapa, situar a Euskadi por debajo de los 60 casos. “Hemos actualizado el panel de escenarios e indicadores de referencia para responder con agilidad a la evolución de la pandemia”, ha señalado.

En este sentido, ha destacado que el Plan Bizi Berri III aboga por un “mayor grado de armonización” de las estrategias y medidas a adoptar, tanto en el ámbito europeo como entre las Comunidades Autónomas del Estado.

Tras afirmar que este último año ha sido “difícil y duro desde el punto de vista sanitario, económico, social y emocional”, ha defendido que con las medidas adoptadas se está consiguiendo “evitar la vuelta al confinamiento domiciliario, el cierre de las escuelas, el colapso sanitario y el coma económico”.

Urkullu ha afirmado que desde octubre, la evolución en Euskadi ha sido “grave”, aunque con una “mejor respuesta” que en la primera ola y cifras menos negativas que la media del entorno, y ha insistido en que la experiencia de estos meses de lucha contra la pandemia reafirma la necesidad de mantener la incidencia de 500 casos por 100.000 habitantes como indicador de “alarma excepcional”, ajustar las restricciones en periodos de alta movilidad e interacción social, así como espaciar las desescaladas.

El Plan Bizi Berri III indica que la variante británica del virus genera el 16,8% de los positivos en Euskadi, dato que ha confirmado el lehendakari y ha avanzado que se están analizado la incidencia que tiene esta cepa en los casos de PCR positiva. “Todo esto está en estudio pero es cierto que se está incrementando la incidencia de la cepa británica y también la incidencia en el colectivo de personas entre 0 y 19 años”, ha informado.

Por ello, ha explicado que estos datos son una “llamada de atención más”, ya que nos encontramos en una “lucha constante contra un virus que va mutando” y ha subrayado que “ante incertidumbres” es necesario actuar “con la mayor diligencia posible y con las medidas que sean coadyuvantes para atajar la transmisión comunitaria”.

Al respecto, ha subrayado la necesidad de “tejer una nueva forma de vivir, sostenible tanto en la convivencia con el virus, como con la vida, el planeta, la salud, la economía y el empleo”. “Una nueva forma de vida para un desarrollo humano saludable y sostenible”, ha insistido.

SOLO HAY UN ENEMIGO: EL VIRUS

Urkullu ha defendido que “solo hay un enemigo que es el virus” y que es necesario que toda la ciudadanía actúe contra él “desde un ejercicio de corresponsabilidad y de solidaridad”, porque “hay que pensar en el bien individual pero también en el colectivo” y pensar en la salud personal y también en la del resto de las personas “y de la humanidad porque este es un virus planetario”.

Ante esta situación, ha insistido en que es necesario adoptar medidas hasta que se pueda conseguir la inmunidad de rebaño que se espera que ofrezcan las vacunas frente a la covid-19 y ha abogado por “convivir con el virus pero sin restar un ápice su incidencia”, ya que ha recordado “los miles de muertos, cientos de personas que han estado y están en las UCI y en camas hospitalarias, la cantidad de personas afectadas que no han tenido que ingresar en hospitales pero que todavía sienten también los efectos de la pandemia”.

“Toda esta realidad nos debe llevar esa reflexión de que hay un enemigo, que es solo el virus SARS-CoV-2, y que frente al mismo, mientras no comprobemos la incidencia de las vacunas, la inmunidad de rebaño o la supresión del virus total, solo cabe que todos arrimemos el hombro en orden a cumplir estrictamente las medidas dirigidas a garantizar la salud”, ha subrayado.

CUMPLIMIENTO DE LAS MEDIDAS

Preguntado por la identificación esta noche por parte de la Ertzaintza de un total 92 jóvenes que participaban en un macrobotellón en el barrio bilbaíno de Deusto y ante posibles celebraciones de Carnaval este fin de semana, Urkullu ha dicho que confía en la “inmensa mayoría de la sociedad vasca” que cumple las medidas.

“Hay que poner en valor el cumplimiento de las medidas por parte de la inmensa mayoría de la sociedad vasca frente a colectivos que pueden ser minoritarios o no pero que son colectivos que transgrediendo las medidas incurren en un ejercicio de insolidaridad y vulneración del derecho a la salud pública”, ha reprochado.

Además, ha reconocido que hay “muchos alcaldes preocupados por la situación que se pueda dar en sus municipios” cuando no hay actividades de carnaval programadas y la limitación de cierre hostelero es a las 20.00 horas. “La preocupación responde a la manera de proceder de colectivos absolutamente insolidarios”, ha insistido.

Por último, ha recordado que la Ertzaintza y las policías locales y municipales están “implicadas” en el cumplimento de las medidas adoptadas y ha agradecido el trabajo que realizan para “proteger y garantizar la salud”.