domingo, 7 marzo 2021 16:46

Esta es la razón por la que las mujeres van al baño tras tener sexo

Seguro que, aunque seas un hombre, te has dado cuenta de que, después del sexo, las mujeres van al baño a menudo. Si eres mujer, serás la que lo hace, por lo que esa curiosidad será menor. A pesar de ello, tanto unos como los otros pueden tener cuestiones relacionadas. ¿Es necesario hacerlo? ¿Por qué la mayoría, sino todas, las mujeres lo hacen? ¿Es una necesidad fisiológica?

Sí, aunque cada uno somos diferentes, cosa que ya nos ha quedado clara a lo largo de todos los tips relacionados con los encuentros sexuales, eso no quita que haya momentos en los que coincidamos. Esta actividad está muy relacionada con la salud, por lo que es lógico que casi todas las féminas la lleven a cabo. Pero, ¿qué tiene que ver una cosa con la otra?

Si siempre te lo has preguntado, es el momento de descubrir la razón por la que las mujeres van al baño tras tener sexo.

Ir al baño tras el sexo, recomendado por los médicos

bano tras sexo

Puede que no todas las mujeres en absoluto lo hagan, pero sí la mayoría. De hecho, si nos encontramos con una mujer que no lo hace o somos nosotras las que evitamos esta actividad después del sexo, es el momento de ponerlo en práctica desde ya. La razón es que es algo muy relacionado con nuestra salud, por lo que son muchos los médicos que lo aconsejan. Si queremos evitar o prevenir ciertos problemas, lo ideal es acudir al servicio después de la penetración.

A pesar de ser un consejo muy extendido o algo que llevamos a cabo casi de forma inconsciente, los expertos continúan en la línea de recomendar que las féminas acudan al baño de forma inmediata después de los encuentros sexuales con sus parejas. Y es que, después de los mismos, hace falta orinar. Esto ayuda a prevenir ciertas infecciones del tracto urinario o ITU, y es importante seguir las reglas.

Este tipo de infecciones aparecen cuando las bacterias se cuelan en el interior del tracto urinario, lo que suele suceder a través de la uretra. Desde la misma, pueden terminar desplazándose hasta la vejiga. Por eso, es importante orinar después de haber mantenido relaciones sexuales. De este modo, estaremos ayudando a nuestro organismo a eliminar las bacterias que se han podido introducir durante el coito dentro de la uretra. Es un mecanismo de protección y defensa muy sencillo.

Evitar infecciones, uno de los principales motivos

evitar infecciones

Como decíamos, uno de los principales motivos por los que debemos acudir al baño, si somos mujeres, después del sexo, es para evitar infecciones urinarias. En el caso de que seamos propensas a contraer este tipo de infecciones, debemos hacerlo aún con más razón. Y es que, el camino que existe entre la uretra y la vejiga es bastante corto, por lo que las bacterias pueden desplazarse de forma rápida hacia la misma. Esto causará una infección que puede suponer un problema incluso a corto plazo.

En el caso de que la mujer no sea propensa a las infecciones urinarias, puede que el hecho de hacer pis después del encuentro sexual no cobre tanta importancia. Sin embargo, los expertos en el tema siguen coincidiendo en que es recomendable hacerlo. De esta forma, estaremos evitando posibles males mayores, incluso aunque nunca nos haya sucedido.

La mayoría de las mujeres ya conocen estos consejos. Esa es la razón de que se levanten de inmediato al baño después de las relaciones sexuales. Acuden a orinar con el único propósito de ayudar a su organismo y evitar problemas urinarios molestos, como es el caso de la cistitis.

Cuándo no se tiene por qué orinar tras el sexo

cuando no orinar tras sexo

Todas estas recomendaciones de orinar tras el sexo se dan si, durante la relación sexual, ha tenido lugar el coito. Es decir, ha habido penetración. En caso contrario, no tenemos por qué hacerlo, ya que no aumentará el riesgo de coger ninguna de estas infecciones urinarias. Sin embargo, sí que existen recomendaciones diversas según las prácticas que hayamos llevado a cabo durante el encuentro.

Por ejemplo, en el caso de que haya habido sexo oral y la mujer sea quien lo haya recibido, sí vuelve a ser recomendable ir al baño a orinar. La razón es que el clítoris, que se encuentra también muy cerca de la uretra, puede haber cogido bacterias de la boca de la otra persona o de la propia mujer. Es mejor curarnos en salud y hacerlo, ya que no cuesta ningún trabajo extra.

Para que la práctica sea efectiva, los expertos recomiendan levantarse a orinar antes de que pasen 30 minutos desde el encuentro sexual. De este modo, sí estaremos obteniendo todos los beneficios prometidos sobre la prevención de ciertas infecciones urinarias. Por supuesto, debemos tener en cuenta que, cuanto antes se haga, será mucho mejor y más efectivo.

No caigas en el error de orinar antes de tener relaciones

error

Orinar después del sexo, como hemos visto, es altamente recomendable. Sin embargo, no debemos caer en el error de hacerlo antes del encuentro. Esto es muy peligroso, pues podría contribuir a que la cistitis se desarrolle de forma mucho más rápida. Esta es una de las enfermedades de tracto urinario más molestas, por lo que es mejor tener cuidado con ella.

Nos daremos cuenta de que ha aparecido la infección porque los síntomas se presentan entre 24 y 48 horas después del coito. En más del 80 por ciento de los casos en los que aparecen estas infecciones del tracto urinario, está presente la bacteria Escherichia coli, más conocida como E.Coli. Esta se encuentra en el interior del organismo de las mujeres. Como ya sabemos, el coito aumenta la posibilidad de que las bacterias de la propia mujer se introduzcan en la uretra, por lo que debemos estar al tanto.

La cistitis es la causa número uno de infecciones postcoitales, por lo que también se conoce como “cistitis de luna de miel”. Para evitar males mayores, las féminas deben orinar después del encuentro sexual y en ningún caso antes. Al vaciar la vejiga, también estaremos eliminando cualquier tipo de bacteria que se encuentre tanto en la vagina como en el tracto urinario. Esto reduce, y mucho, el riesgo de contraer cualquier tipo de infección relacionada con las mismas.