sábado, 27 febrero 2021 23:10

La Consejera vasca de Salud afirma que el Ejecutivo central también se ha “sorprendido” por el auto del TSJPV

La consejera vasca de Salud, Gotzone Sagardui, ha afirmado que también el Ministerio de Sanidad se ha visto “sorprendido” por el auto del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco que permite la apertura de la hostelería y ha defendido que la documentación que presentó en su momento el Ejecutivo vasco fue “exhaustiva”.

En una entrevista concedida a Radio Popular, Sagardui ha analizado el impacto de la pandemia de covid-19 en Euskadi y el hecho de que este domingo se saliera de la ‘zona roja’ al bajar la tasa de incidencia de covid-19 de los 500 casos por cada 100.000 habitantes.

Pese a todo, la titular de Salud ha advertido de que la situación sigue siendo “preocupante”, ya que el objetivo no es bajar de 500 sino llegar a una tasa de incidencia acumulada del entorno de los 60. “El camino es largo, por lo que seguimos estando en situación preocupante. Hay que recordar la situación de las UCI, por lo que hay mantener la máxima prudencia ya que no es tiempo de relajarse”, ha insistido.

Tras recordar que a día de hoy hay 170 personas en la UCI, ha valorado que existe en Osakidetza capacidad de reacción, por lo que la asistencia sanitaria en Euskadi está “garantizada”. “Tensionado el sistema hay que priorizar en ocasiones, pero nada de lo urgente se queda sin atender en Euskadi”, ha asegurado.

Por lo que respecta al auto del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco que permite la apertura de establecimientos hosteleros en lo que se conoce como ‘zona roja’, Sagardui ha considerado que lo que no procede es que “no nos demos cuenta que todos debemos remar en la misma dirección”.

“Con todo el respeto a la decisión emitida por el TSJPV, el contexto de la pandemia requiere de un tratamiento específico. La situación es preocupante y las medidas que se adoptan al respecto no solo se adoptan en Euskadi sino también en otras Comunidades Autónomas donde no tienen esa respuesta por parte de los tribunales”, ha advertido.

En este sentido, ha recordado que el Gobierno Vasco lleva tiempo solicitando y reivindicando el “poder tener herramientas jurídicas que sean seguras para poder adoptar en Euskadi medidas de la forma más rápida y con garantías”.

“Es algo para lo que aún no hemos recibido respuesta. Nosotros adoptamos las medidas convencidos de que eran las más adecuadas para Euskadi y que podíamos adoptarlas, pero el tribunal no ha pensado lo mismo”, ha lamentado.

A su juicio, el Ejecutivo presentó al TSJPV “una documentación exhaustiva y amplia”, convencidos de que eran “tanto las medidas adecuadas como que teníamos la capacidad de adoptarlas”.

Respecto al hecho de que el lehendakari, Iñigo Urkullu, contemple la posibilidad de aprobar en Euskadi una ley antipandemia tras “agotar” todas las herramientas jurídicas de las que dispone su Gobierno para hacer frente a la expansión de la covid-19, Sagardui ha incidido en que el Ejecutivo busca poder tomar medidas con “rapidez y seguridad jurídica”.

“Si las herramientas no se nos facilitan y las decisiones que tomamos son luego suspendidas por la justicia deberemos pensar en otras herramientas”, ha defendido.

Por otro lado, ha sostenido que desde el Ministerio de Sanidad siempre se ha mantenido que “el trámite que llevaría a la modificación del estado de alarma es arduo y difícil”. “Siempre han dicho además que entendían que ya teníamos herramientas suficientes y, de hecho, también se han visto sorprendidos por esta decisión del TSJPV”, ha añadido.

VACUNACIÓN

Respecto al proceso de vacunación en el País Vasco, ha afirmado que a día de hoy hay ya 57.000 primeras dosis administradas y 42.600 segundas dosis. Además, ha valorado que el colectivo de personas mayores residenciadas está ya vacunado y también han recibido la segunda dosis la gran mayoría del personal sociosanitario.

Asimismo, ha cifrado en el 33% el porcentaje de la plantilla de Osakidetza que se encuentra vacunada y ha confiado en seguir con la primera línea de profesionales de la sanidad pública esta semana y compaginarlo con la vacunación en primeras dosis de la sanidad privada.

“Esta semana también comenzaremos con la vacunación de la Ertzaintza, a la que seguirán otros cuerpos de policía, bomberos y profesorado”, ha detallado.

Asimismo, ha incidido en que Euskadi siempre ha garantizado la segunda dosis, por lo que no se está ante una cuestión de capacidad para administrar vacunas sino de disponibilidad de vacunas.

“Hay muchas incertidumbres y las vacunas llegan con distintas incidencias… hoy mismo teníamos previsto recibir dosis de Moderna y aún no tenemos confirmación de que lleguen. Lo más probable es que se retrasen”, ha lamentado.

Asimismo, ha recordado que la administración de la vacuna “necesita de un tiempo para desarrollar inmunidad y, además, se debe ver su efectividad, por lo que se hará un seguimiento de cuál es la inmunidad que se adquiere”. “Tendremos que mantener las medidas de lavado de manos, mascarilla y distancia. Va a seguir siendo importante durante los próximos meses”, ha expresado.