domingo, 20 junio 2021 07:06

Moncloa advierte que la filtración no consensuada de la Ley Trans impide su normal tramitación

Moncloa han asegurado este lunes que la filtración del borrador de las leyes Trans y LGTBI del Ministerio de Igualdad que, además, no cuentan con el consenso del Ejecutivo, es lo que impide su normal tramitación.

Responde así a las acusaciones del departamento que dirige Irene Montero, en las que denunciaron que el PSOE ha bloqueado el debate de ambas leyes en la reunión preparatoria del Consejo de Ministros, impidiendo que sean debatidas en la reunión del próximo 23 de febrero, como había solicitado el Ministerio.

Fuentes de Moncloa han indicado que el Gobierno está comprometido y trabajando en una norma legal que proteja los derechos y evite las discriminaciones del colectivo LGTBI y lo está haciendo con calidad normativa, seguridad jurídica y teniendo en cuenta las aportaciones de lo ministerios concernidos, como con el resto de anteproyectos de ley.

Sobre las leyes de Igualdad, indican que el Gobierno hubiera preferido que siguieran los cauces habituales de cualquier otra norma, es decir, una redacción del texto de manera interna y de forma consensuada.

Sin embargo, apuntan las mismas fuentes, la filtración pública de un borrador que solo responde a las aspiraciones de uno de los partidos que forma parte de este Ejecutivo, no están haciendo posible esta norma tramitación. Además, critican la decisión unilateral para establecer la fecha de debate de los textos cuando, según indican, no se corresponden con la marcha de los trabajos.

Del mismo modo, señalan que es necesario dotar al anteproyecto del rigor constitucional que requiere cualquier norma que regula derechos y, en este sentido, creen que es necesario que el Gobierno siga avanzando en la elaboración.

ENFRENTAMIENTO ENTRE PSOE Y UP

El enfrentamiento entre el PSOE y Unidas Podemos por sus diferencias sobre la futura Ley Trans ha empeorado este lunes, después de que el Ministerio de Igualdad que lidera Irene Montero haya acusado a los socialistas de bloquear la aprobación del anteproyecto. Por su parte, Moncloa ha respondido responsabilizando a los ‘morados’ de alterar la tramitación normal de la norma con “filtraciones” de textos que solo reflejan las “aspiraciones” de su formación, y fijando “fechas topes” de forma unilateral.

El departamento que dirige la ‘número dos’ de Podemos tenía intención de llevar el anteproyecto de la ley Trans junto al de la Ley LGTBI al Consejo de Ministros del próximo 23 de febrero, para cumplir así con el compromiso que se habían fijado de comenzar a tramitar las norma en el mes de febrero.

Sin embargo, fuentes de Igualdad han denunciado que la Comisión de Subsecretarios que encabeza la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y que se encarga de decidir qué iniciativas están listas para pasar al Consejo, ya ha descartado esta opción.

Estas fuentes aseguran que su sorpresa ha sido “mayúscula” y acusan directamente al PSOE de bloquear que se pueda comenzar a debatir las citadas iniciativas. Asimismo, defienden que ambas leyes están a disposición de todos los Ministerios desde hace 10 días e, incluso, que ya se han incluido observaciones realizadas por Vicepresidencia del Gobierno.

DISCREPANCIAS SOBRE LA LIBRE DETERMINACIÓN DE GÉNERO

Este asunto y, en concreto, la libre determinación de género que contempla la propuesta de Igualdad, lleva siendo objeto de discrepancias entre los socios desde hace semanas. La propia Calvo no ha evitado pronunciarse al respecto públicamente, con unas polémicas declaraciones en las que defendía la necesidad de dotar a la norma de mayor seguridad jurídica.

A este respecto, aseguró que le preocupaba “la idea de pensar que el género se elige sin más que la mera voluntad o el deseo, poniendo en riesgo, evidentemente, los criterios de identidad del resto de los 47 millones de españoles”; unas palabras que generaron duras críticas desde Unidas Podemos y también de la diputada socialista de la Asamblea de Madrid Carla Antonelli.

Ahora, Moncloa ha defendido que si no la norma no se está tramitando de forma normal, y “por los cauces habituales”, es por “la filtración pública de un borrador que solo responde a las aspiraciones de uno de los partidos” que forma parte del gobierno, y por “el establecimiento unilateral de unas fechas tope que no se corresponden con la marcha actual de los trabajos”.

Fuentes de Moncloa aseguran que “el Gobierno está comprometido y trabajando en una norma legal que proteja los derechos y evite las discriminaciones del colectivo LGTBI y lo está haciendo de la misma manera que se elabora cualquier otro anteproyecto de ley: con calidad normativa y seguridad jurídica y teniendo en cuenta las aportaciones de lo ministerios concernidos”.

Asimismo, señalan que “el gobierno hubiera preferido que este trabajo hubiera seguido los cauces habituales como en la tramitación de cualquier otra ley y que de manera interna se elaborara un texto consensuado”.

“Pero la filtración pública de un borrador que solo responde a las aspiraciones de uno de los partidos que forma parte de este gobierno no lo está haciendo posible, al igual que el establecimiento unilateral de unas fechas tope que no se corresponden con la marcha actual de los trabajos”, añaden desde Moncloa.

Asimismo, recalcan que “es necesario dotar al anteproyecto del rigor constitucional que requiere cualquier norma que regula derechos”.

En todo caso, dejan claro que “la decisión del Gobierno es firme para sacar adelante esta ley y su compromiso es que se haga lo antes posible, para que inicie rápidamente su tramitación parlamentaria y que no se vean frustradas las aspiraciones del colectivo LGTBI pero es necesario segur avanzando en su elaboración”.