lunes, 1 marzo 2021 06:36

Cañas cree que Cs debe analizar sus errores en el 14-F y tomar decisiones

El eurodiputado de Ciudadanos Jordi Cañas, exportavoz en el Parlament de Cataluña, ha afirmado este miércoles que en su partido deben analizar los errores que han cometido y que les han llevado a perder 30 escaños en las últimas elecciones autonómicas en Cataluña y después tomar decisiones, pero ha defendido que en este momento no toca hablar de dimisiones y destituciones.

“Volveremos a ser una fuerza política decisiva en Cataluña. Tenemos que corregir los errores y eso hay que hacerlo con análisis, pero no como la Reina de Corazones de Alicia, ‘que le corten la cabeza'”, ha dicho en una entrevista en Teve.cat.

A su juicio, en política hay que actuar siempre con “sensatez” y “sin evitar los análisis, las críticas y las decisiones”. “Pero hay que tomarlas cuando corresponde y creo que el momento no es ahora. Ahora es el momento de empezar a analizar”, ha añadido. Considera que su partido, que “lo ha dado todo en Cataluña desde 2006”, ha sufrido un “impacto emocional” por el fracaso electoral y debe “restañar las heridas” para poder seguir avanzando”.

ESPERABAN OBTENER ENTRE 12 Y 14 DIPUTADOS

Cañas ha dicho que el resultado obtenido por la formación naranja en Cataluña el pasado 14 de febrero es “malísimo, sin paliativos”, y ha reconocido que para él y sus compañeros fue “inesperado”. “Yo el domingo estaba en shock total”, ha admitido, agregando que le parece un resultado “inmerecido” porque los 36 diputados que tenía Cs en el Parlament hicieron “un grandísimo trabajo” durante la anterior legislatura.

“En 2017 paramos el golpe de Estado en Cataluña y hemos cambiado la política catalana, pero no hemos conseguido mantener el apoyo que recibimos no ya en 2017, sino el de 2015 o el de 2012″, ha detallado. Tras perder unos 950.000 votos respecto a las elecciones de hace tres años, Ciudadanos se ha quedado con seis diputados en el Parlament, por debajo de los nueve que consiguió en 2012.

El eurodiputado cree que el escaso número de escaños obtenidos por su partido se explica en parte por la baja participación en los comicios del domingo, que fue del 53,42%

“Si la participación hubiera estado en torno al 60% o al 65%, probablemente hubiéramos estado en torno a los doce o catorce diputados, que era lo que nosotros, más o menos, teníamos analizado”, ha explicado, señalando que en ese escenario habrían sido la cuarta fuerza más votada aun perdiendo más de 20 diputados.

Cañas piensa que, tras la caída de la intención de voto a raíz de las elecciones generales de noviembre de 2019, para Ciudadanos era “imposible” repetir el éxito logrado en 2017, cuando ganó las elecciones en Cataluña –aunque sin poder gobernar por falta de una mayoría parlamentaria– con una participación récord del 79,09%. Según ha precisado, Cs recibió entonces 1.100.000 votos, mientras que el PSC ha vencido ahora con solo 600.000.

LA BAJA PARTICIPACIÓN “NO LO EXPLICA TODO”

Aunque sostiene que la baja participación ha influido en el mal resultado de Cs, ha admitido que eso “no lo explica todo” y que también habrá habido “errores propios”. “Hay que hacer un análisis muy profundo de lo sucedido”, sin buscar “excusas”, para poder “recuperar la confianza de los ciudadanos” y “crecer hasta el punto de que podamos determinar mayorías de gobierno”, ha afirmado.

Por otro lado, ha indicado que al ganador de los comicios, el socialista Salvador Illa, “le han hecho un campañón impresionante”, con “todo el Estado y los medios de comunicación”. “A un señor que viene prometiendo gestión cuando ha sido el peor gestor sanitario en el gobierno que es el peor gestor económico de Europa. Y eso ha colado”, ha lamentado.

Sobre la decisión de la actual presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, de no intentar ser investida como presidenta de la Generalitat tras ganar los comicios de 2017, Cañas ha contado que no lo hicieron porque sabían que Arrimadas no tendría apoyos suficientes ya que el PSC les adelantó que no votaría a favor.

“Seguramente pecamos de ingenuos no forzando esa situación. Quizás ese excesivo respeto hacia el elector y no convertir los parlamentos en cajas de resonancia de cara exclusivamente al beneficio del partido”, ha manifestado.

Cañas ha indicado que en aquel momento justificó que Arrimadas no presentara su candidatura en el Parlament. “Ahora, pasados cuatro años, ¿probablemente nos equivocamos? Si, seguro”, ha agregado.

DESCARTA VOLVER AHORA A LA POLÍTICA CATALANA

Por último, el exdiputado catalán ha subrayado que el portavoz y el presidente del grupo parlamentario en Cataluña “va a ser Carlos Carrizosa”, que es quien concurrió como candidato a las elecciones, y ha descartado la posibilidad de que él vuelva ahora a la política catalana o nacional.

“Yo me presenté a unas elecciones al Parlamento Europeo y pedí a la gente que me votase para ir a trabajar al Parlamento Europeo. Eso son cinco años y me quedan tres años y medio. Esa es mi responsabilidad”, ha declarado. A continuación, ha dicho: “Si algún día el partido me quiere dar otra (responsabilidad), yo soy un hombre de partido” y “siempre hará lo que me digan”.