jueves, 4 marzo 2021 12:35

Cataluña admite que la vacunación se ralentiza en la fase de trabajadores esenciales

El secretario de Salud Pública de la Generalitat de Cataluña, Josep Maria Argimon, y la subdirectora general de Promoción de la Salud, Carmen Cabezas, han admitido este miércoles que la vacunación contra la Covid-19 se está ralentizando en la comunidad, debido a que el plan de vacunación ahora está centrándose en los trabajadores de servicios esenciales, y también por retrasos en las entregas.

En una rueda de prensa telemática, Cabezas ha explicado que, una vez logrado un gran porcentaje de vacunación entre los usuarios de residencias, hay colectivos “que cuesta un poco más” de censar, citar y vacunar, por lo que es más difícil de llegar a ellos.

“En este momento, hasta que no ampliemos y vayamos a grupos poblacionales de mayores de 80 años, después de mayores de 70 años, y llegar al colectivo de la gripe… tendremos una mayor dificultad para llegar a las cifras de 14.000 o 15.000 vacunas diarias, que son en las que querríamos movernos”, ha detallado.

No obstante, ha resaltado que el número de colectivos profesionales citados ha ido creciendo, como en el caso del personal educativo; y ha detallado que muchos de ellos todavía presentan porcentajes relativamente bajos.

Cabezas ha identificado como el “gran reto” el vacunar a las personas con grandes grados de dependencia y a sus cuidadores directos –incluso los informales, del entorno familiar del dependiente–; este procedimiento empezará esta misma semana, ha explicado, y Argimon ha adelantado que se está estudiando guardar para ellos una reserva estratégica de vacunas.

Argimon, además, ha explicado que para la próxima semana se está estudiando vacunar “regularmente” a la población con factores de riesgo de entre 45 y 55 años con la vacuna de AstraZeneca, algo que, ha dicho, se está discutiendo a nivel nacional; el objetivo es evitar rigidez en el plan de vacunación, aprovechando que dicha vacuna no es recomendable para pacientes mayores de 55 años.

RETRASOS EN ENTREGAS

Argimon ha lamentado que la próxima remesa de dosis de la vacuna de Moderna llegará más tarde de lo previsto, y con menos viales: llegarán 32.000 dosis, en lugar de las 60.000 acordadas, y no estarán en Catalunya hasta el lunes 1 de marzo.

Por otro lado, la vacuna de AstraZeneca-Oxford también llegará con menos dosis de las previstas, ya que se trabajaba con un escenario de llegada de 90.000 dosis y llegarán unas 60.000 el próximo lunes: “Es un inconveniente más, un escollo más en el proceso de vacunación”, se ha quejado.

Cabezas ha expresado que, como no llegan más vacunas, no se puede ampliar la población objetivo, ya que, por ejemplo, los mayores de 80 años que no viven en residencias son unos 406.000: “Si cada semana vamos recibiendo un número de dosis limitado, tenemos que adecuarnos a los colectivos”.

INMUNIDAD ENTRE VACUNADOS

Cabezas ha explicado que “se empieza a notar la reducción” en la aparición de la enfermedad entre los sanitarios vacunados: a partir de los 14 días de recibir la dosis, según análisis exploratorios, se observa una diferencia entre los vacunados y los que no.

“Son datos muy buenos, que indican un efecto ya de primera dosis pero una reducción del 80% en los que reciben dos dosis; observamos un efecto clarísimo en su salud”, ha celebrado Cabezas.