martes, 2 marzo 2021 20:56

Crecen las protestas en campamento de migrates ‘Las Raíces’

Las protestas en el campamento de migrantes Las Raíces, en el municipio de La Laguna, aumentan con el paso de las jornadas hasta el punto de que una cuarentena de usuarios ha abandonado las instalaciones y ya duerme por fuera, junto al bosque de eucaliptos que antecede al viejo acuartelamiento militar.

Algunos relatos de los migrantes, expuestos en la reunión de la ‘Asamblea de Apoyo a personas migrantes de Tenerife’, que se reúne cada miércoles, insisten en que hace “mucho frío” y no hay agua caliente y el material de abrigo en las tiendas de campaña es insuficiente. “Es imposible dormir”, relatan.

Además, dicen que están “todos mezclados” con nacionalidades diversas –mauritanos, marroquíes, senegaleses y gambianos, principalmente--, con idiomas diferentes y no se entienden, lo que en muchas ocasiones genera conflictos porque “no hay paciencia” después de llevar en las islas, en algunos casos, hasta cuatro meses y sin información sobre qué futuro les espera, si les dejarán viajar o se les deportará a sus países de origen.

En algunas tiendas de campaña hay más de 30 personas y no se cumplen los protocolos ‘anticovid’, pues apenas se les toma la temperatura antes de dormir y al despertarse.

“QUEREMOS IR A LA PENÍNSULA”

“Tenemos pasaporte, dinero y familia que nos espera en la Península. Queremos ir a la Península”, es el mensaje casi unánime de los migrantes, que critican también que no tienen “nada que hacer” durante todo el día. “Al menos, en los hoteles, nos enseñaban español”, comentan.

Algunos llevan hasta “tres días sin bañarse” porque el agua de las duchas está fría y la comida sigue sin mejorar. “La comida es muy mala, son tres comidas al día pero nos levantamos de la mesa con hambre”, indican, subrayando también que hay que hacer cola y en algunas situaciones hay migrantes que se han quedado sin comer.

Entre los senegaleses, además, crece el temor de que el 24 de febrero sean deportados a su país en un vuelo.

Los activistas de la asamblea han denunciado también que hay medio centenar de menores en el campamento y algunos migrantes aseguran que les han robado el pasaporte y los móviles, al tiempo que se quejan de que la presencia de la Policía Nacional y Local es constante y en cambio, es más difícil acceder a los servicios jurídicos y sanitarios.

HACER RELEVOS EN LA ACAMPADA EXTERIOR

En cuanto a la acampada que se ha formado por fuera, se ha planteado hacer relevos entre los migrantes porque a las 72 horas de pernoctar fuera del campamento se pierde la plaza, y también entre los activistas que les acompañan por las noches.

Además, se les está facilitando ropa de abrigo para combatir el frío y alimentos, y también se buscan alojamientos alternativos porque cada vez hay más migrantes “durmiendo en la calle” porque se les expulsa de los centros de acogida.

Desde la asamblea se ha convocado para este sábado una concentración de apoyo en las puertas del campamento para hacer una “gran foto colectiva” en la que se muestre el deseo de los migrantes de marchar de viaje y se ha denunciado ante el Servicio Canario de Salud un brote de coronavirus en el CIE de Hoya Fría.