domingo, 7 marzo 2021 15:43

La Junta insiste en que el acuerdo con Vox “no implica implantar pin parental”

El consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda, ha afirmado este miércoles en el Parlamento que “no va a entrar en debates estériles y antiguos” porque “las cuestiones importantes de la educación son otras”, en relación al acuerdo firmado la pasada semana con el grupo parlamentaria Vox, mientras que desde el PSOE-A han asegurado que “cualquier instrucción, recomendación o normativa que lleven a cabo para implantar el ‘veto parental’ en Andalucía no solo contará con rechazo del grupo socialista sino que iremos a los tribunales para evitar su implantación”.

En este sentido, el consejero ha señalado que su departamento “mejorará” la información y la transparencia para las familias, implementando mecanismos para que los padres puedan conocer mejor el plan de centro y las actividades que se llevarán a cabo”, para añadir que “partimos de una base incuestionable que marca toda nuestra actuación que es la absoluta confianza en los docentes y en los proyectos educativos de los centros”.

En este sentido, Imbroda ha aclarado que a partir de ese principio fundamental, “mi compromiso con Vox es impulsar y mejorar las vías de información y de comunicación de esos proyectos educativos a las familias, para que puedan elegir, libremente, el proyecto educativo que quieren para sus hijos”.

Durante su intervención, el consejero ha avanzado que en los próximos meses su departamento “va trabajar en mejorar la información de ese proyecto a las familias”, un proyecto “que, a veces, por las circunstancias que sean, no les llega. Y de esta forma, podrán decidir libremente la opción educativa que quieren para sus hijos sin ningún tipo de imposiciones”.

Por último, el consejero ha incidido en que “no voy a entrar en debates estériles y antiguos, si ustedes quieren llevarlo al conflicto ideológico, ahí no me van a encontrar, las cuestiones importantes de la educación son otras”.

Por su parte, la diputada socialista Soledad Pérez ha expresado “la máxima de las preocupaciones” y ha añadido que Vox “ya se lo ha dicho, el documento suscrito es el ‘veto parental'” y “no es más que la ratificación del acuerdo de enero de 2019 de los tres partidos políticos –PP, Cs y Vox– para la investidura de Juanma Moreno”. “Lo que hacen ahora es ponerle plazo, decir que lo van a hacer en este semestre”.

Así, Pérez ha asegurado que “cualquier instrucción, recomendación o normativa que lleven a cabo para implantar el ‘veto parental’ en Andalucía no solo contará con rechazo del grupo socialista sino que iremos a los tribunales para evitar su implantación, en defensa de la educación igualitaria e inclusiva de esta tierra”. “Ninguna actividad en defensa de la igualdad de género, contra la violencia machista ni contra la lgtbi fobia dejará de realizarse en Andalucía si el PSOE puede impedirlo”.

“NO SIGAN ALIMENTADO EL MONSTRUO QUE LOS DEVORA”

“No traiga el conflicto, respete la planificación en los centros, cumpla con el Estatuto de Autonomía, con la Ley de Educación o de Igualdad”, añade Pérez, quien ha instado a Cs y a PP “a no seguir alimentando al monstruo que los devora, que devora nuestra democracia, y no manipulen a las familias”. “No generen desconfianza en los profesores, protejan el derecho a una educación de calidad, no rompan el consenso y abandonen el acuerdo con la extrema derecha”. “No vuelvan a la sección femenina, es una página de nuestra historia ya cerrada”, ha añadido.

Desde Adelante Andalucía, Jesús Fernández ha señalado que el 10 de febrero “pasará a la historia negra de la educación andaluza por llegar a un acuerdo con la extrema derecha para imponer el ‘pin parental'” y por “ser el consejero que escucha antes a la extrema derecha e ignora a la comunidad educativa”. Ha añadido que “son los cínicos de la política, porque presentaron una PNL para el reconocimiento de la labor docente, pero hacer unos días llegaron a una acuerdo con Vox desacreditando la labor docente y fomentando la desconfianza”.

“Dejen de escuchar a Vox, no le importan ni la escuela pública, ni los docentes, ni las familias”, y “escuchen a la comunidad educativa, al alumnado, a los sindicatos, a la inspección y, sobre todo, a la comunidad docente”, ya que “no tienen derecho a cuestionarlos porque ninguno de los que estamos aquí les llega a la suela de los zapatos”, ha concluido.