domingo, 28 febrero 2021 19:29

Cinco señales que te alertan de que debes dejar tu puesto de trabajo

Ni el ocio, ni la comida, ni siquiera el sueño. El trabajo es la causa a la que más horas dedicamos a lo largo del día. Por ello es importante sentirse a gusto, cómodo, con la labor que se desempeña. Es cierto que, como ocurre con todo en la vida, experimentaremos altibajos. A veces, nos plantearemos incluso si merece la pena seguir en ese trabajo. Existen cinco señales, indicadas por la startup Student Finance, que nos quitarán de un plumazo las dudas y nos lanzarán a tomar la decisión de cambiar de trabajo.

No es el trabajo que anhelabas: El trabajo está estrechamente vinculado al desarrollo personal. En ocasiones, tomamos decisiones que poco a poco nos desvían de nuestro objetivo y nos llevan a olvidar qué camino es el que queríamos elegir. Será importante echar la vista atrás para recordar cómo nos veíamos en el futuro y cuáles son nuestras motivaciones y habilidades personales, para detectar si realmente nuestro trabajo nos reconforta y nos hace felices.

No te sientes valorado: Sentirse valorado en la vida en general nos reconforta y nos hace sentir bien con nosotros mismos. Lo mismo ocurre en el panorama laboral. El reconocimiento de los logros, tras el duro trabajo, es fundamental para recobrar las energías necesarias para continuar motivados con lo que hacemos. De manera opuesta, cuando nos sentimos infrautilizados y creemos que podemos tener más peso dentro de la empresa, la desmotivación puede apoderarse de nosotros.

No hay posibilidad de crecimiento: Un aspecto primordial a la hora de elegir un empleo son las condiciones de promoción, aumento de responsabilidades y, como consecuencia, mejora de condiciones dentro de la empresa. Saber que puedes seguir desarrollando tu carrera y formación te permite mirar hacia el futuro con optimismo, algo que no ocurre si sientes que has llegado al límite de tus posibilidades y estás estancado en el mismo puesto de trabajo.

Horarios imposibles: Las jornadas de trabajo interminables por defecto provocan que suframos a la larga episodios de estrés y malestar laboral, un problema que se extiende a todos los ámbitos de nuestra vida en general. No solo será importante que tu empresa respete las jornadas de trabajo, sino que también, adopte medidas de conciliación de la vida laboral y personal, en búsqueda del bienestar de sus empleados.

Cultura empresarial diferente a tus valores: Para sentirse bien en un puesto de trabajo, es importante estar alineado con los valores que esta tiene, tales como la manera de trabajar, los procesos, las relaciones internas, creencias y comportamientos del colectivo humano que la conforma. Si el propio ADN de tu empresa no te inspira y te guía, no podrás dar el 100% de tus posibilidades.