jueves, 25 febrero 2021 16:11

El Gobierno espera cerrar esta semana con el PP el paquete de órganos constitucionales

La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha manifestado que esperan poder cerrar esta semana un acuerdo con el PP para renovar todo el paquete de órganos constitucionales cuyo mandato ha caducado, como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el Tribunal Constitucional, RTVE o el Defensor del Pueblo.

Así lo ha asegurado al ser preguntada al respecto en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, y tras dar la “bienvenida” a la “al menos aparente actitud” de los ‘populares’ de llegar a un acuerdo, al haber retomado las negociaciones.

“Ojalá en el transcurso de esta semana se pueda llegar a un acuerdo sobre estas instituciones”, ha afirmado la portavoz, al tiempo que ha querido dejar claro que los encargados de negociar con el PP lo están haciendo en nombre de todo el Gobierno, es decir, también en nombre de Unidas Podemos, como integrante de la coalición.

Así, preguntada por las condiciones que el PP mantiene de dejar a Podemos al margen de la renovación del CGPJ, Montero ha defendido que tanto el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, como el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños, representan “la sensibilidad de izquierdas manifestada por este Gobierno”.

“OJALÁ EL PP NO BUSQUE EXCUSAS”

“Ojalá el PP no busque ningún tipo de excusa para volver a poner chinas en el camino en la remodelación de los órganos que son imprescindibles para el funcionamiento de la democracia”, ha recalcado.

Montero ha reconocido la “dificultad” de la negociación, al abarcar a un amplio paquete de instituciones, pero ha insistido en que están convencidos de “llevarla a buen puerto, siempre que sea sincera la voluntad del PP expresada hace unos días”.

La portavoz se ha referido así a la conversación telefónica que mantuvieron el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado, la semana pasada para retomar las negociaciones, y que Moncloa describió como “constructiva”.