sábado, 27 febrero 2021 12:58

Así funciona el sistema ‘lámpara de genio’ del contrabando

Aunque el contrabando y el narcotráfico ya no copan las primeras planas de los periódicos, la lucha entre mafias y las autoridades no cesa. Es una lucha titánica para tratar de engañar, unos, y coger, otros. Objetivos opuestos que incentivan la creatividad de los delincuentes y retan la capacidad de observación de las autoridades. Especialmente en aduanas, pero no solo. O ya no. Recientemente ha circulado en cadenas de Whatsapp un vídeo que muestra un vehículo cuyo suelo se eleva con un sistema muy llamativo. En las imágenes se infiere que podría ser un coche manipulado aunque desconocemos con qué fin. El vídeo ha circulado entre policías y guardias civiles.

ADIÓS A LOS MÉTODOS TRADICIONALES: NUEVOS SISTEMAS DE ‘CAMUFLAJE’

Parte del entrenamiento y formación que reciben los agentes que se especializan en detección de delitos de contrabando, ya sea en zonas de frontera como el Campo de Gibraltar, o Ceuta y Melilla, o en las proximidades de los puertos, grandes coladeros de todo tipo de contrabando y negocios de origen y naturaleza turbia, pasa por saber ver lo invisible. ¿Cómo identificar si un coche ha sido manipulado?

Más allá del papel que pueden jugar los viajeros del coche, el vehículo siempre tiene algún resto que permite actuar al modo CSI a los agentes: una soldadura, una disposición del suelo diferente a lo que en los modelos estándares de las marcas, ruedas que se hunden demasiado a pesar de que tienen el aire correspondiente. Los pequeños detalles. Y a veces también algo de suerte.

Este tipo de coches modificados para la droga reciben el nombre de coches mulas. Lo llamativo de éstos es que los agentes saben que contiene contrabando, pero en muchos casos les lleva días dar con el sistema que activa los dobles fondos. Y es que las mafias también son conscientes de que las autoridades saben lo que buscar y dónde, aunque no siempre cómo. Y no siempre se utiliza para pasar droga: los agentes en las zonas fronterizas del Campo de Gibraltar y Algeciras han visto todo tipo de trapicheos. Incluso jugar con la vida humana con huecos imposibles para viajes inimaginables.

Para todo ello siempre intentan mover coches que sean estándares, que no llamen de por sí la atención. Sin embargo, para según qué tipo de contrabando, se tiende a utilizar vehículos más tipo sub o familiares como el Crysler Voyager del vídeo.

CÓMO TUNEAN LAS BANDAS DE CONTRABANDO EL COCHE

El sistema que presenta este coche no es nuevo en el mundo del motor, y menos en los vehículos de esta clase. Algunos Volvo de alta gama o Mercedes incluso, incorporan sistemas automáticos para colocar o guardar los asientos traseros y jugar con los cinco, siete o nueve plazas.

Lo habitual en este tipo de coche (sea o no para el contrabando) es que solo los asientos traseros cuenten que con el mecanismo. En este caso, no. Además, llama la atención que los ‘guías’ no hablan en ningún momento de que se trate de un mecanismo ‘oficial’, con su correspondiente motor, sino que hay que saber cómo activarlo. En su caso, con un imán, aunque en otras ocasiones la Guardia Civil de Aduanas ha explicado que ha tenido que utilizar la batería del móvil para dar con el sistema.

En este caso, por ejemplo, se trataba de un complejo sistema eléctrico colocado en la puerta lateral que activaba el elevador del doble fondo al pasar el imán por el chasis. Eso sí, el vehículo debe estar en marcha y tener el apoyabrazos en su posición adelantada -en otros coches, los activadores son los faros-. Así, se ve cómo el coche muestra un doble fondo para meter todo tipo de elementos de pequeño tamaño. Aunque lo utilicen las bandas que se dedican al contrabando, no deja de ser una idea para ganar un espacio extra en el vehículo.

Como puedes ver en la parte final, el mecanismo para cerrarlo es similar, solo que hay que ‘frotar la lámpara mágica’ en otro punto.