lunes, 19 abril 2021 11:13

Qué mascarilla elegir contra el coronavirus

Desde el inicio de la pandemia, las informaciones y recomendaciones de las autoridades sanitarias han sido caóticas y contradictorias. Primero nos dijeron que las mascarillas no eran necesarias, más tarde afirmaron que eran recomendables en espacios interiores, y posteriormente impusieron su uso obligatorio incluso en espacios exteriores.

Después se aconsejó el uso de las mascarillas higiénicas, ya que las kn95 y ffp2 no eran recomendables, para desdecirse dos meses más tarde, afirmando que estas últimas son preferibles a las primeras.

La consecuencia es que el desconcierto se ha apoderado de la población, y en nuestras calles puede comprobarse que esta afirmación es cierta, pues se ven mascarillas de todos los tipos y colores: sean estas de fabricación casera, kn95, quirúrgicas, ffp3 blancas y negras, artesanales, de tela lisas o estampadas, o las ffp2 negras y blancas, el batiburrillo de modelos utilizados es casi infinito.

En resumidas cuentas, la gente no sabe a qué atenerse ni qué mascarilla resulta ser la más adecuada.

Tipos de mascarillas

Para intentar aclarar la situación, veamos qué tipos de mascarilla pueden encontrarse, y cuáles son sus características.

  • Higiénicas: pensadas para la protección de ciertos profesionales como pintores, soldadores o trabajadores de la industria química. Filtran partículas sólidas y gaseosas, pero su capacidad antibacteriana y antivírica es baja.
  • Quirúrgicas desechables: diseñada para uso general en el interior de recintos hospitalarios, es muy eficaz contra bacterias, pero no tanto contra los virus.
  • De tela: pueden ser manufacturadas o caseras. Son bastante eficaces si la tela no es permeable, o si se confeccionan con dos o tres capas de tela. Caso contrario, su eficiencia antivirus es escasa.
  • N95 y KN95: garantizan un 95 % de filtración de virus y bacterias, según su homologación. La homologación N95 es estadounidense, y la KN95 es china.
  • Ffp2: certifica un 95 % de capacidad de filtración, según homologación de la Unión Europea. Hay que tener en cuenta que los requisitos de homologación son más estrictos en Europa que en Norteamérica, y mucho más exigentes que los requisitos de China.
  • Ffp3: al igual que la ffp2, está homologada por la Unión Europea, pero con una capacidad de filtración del 99 %.

¿Cuál de ellas usar?

En espacios libres, cualquiera de ellas es adecuada, ya que en estos sitios se mantiene la distancia interpersonal suficiente, y contra lo que algunos piensan, el coronavirus no viaja por el aire buscando personas a las que atacar para infectarlas.

En zonas cerradas con afluencia de público, o aglomeraciones al aire libre, se recomienda no usar mascarillas de tela ni higiénicas, ya que no garantizan la protección si no es posible mantener la distancia de seguridad.

En zonas hospitalarias, es preferible usar mascarilla quirúrgica o ffp2, lo mismo que en los hogares donde vivan personas de riesgo agravado.

la mascarilla ffp3 es necesaria en interacciones directas con personas cuyo estado de salud es grave o muy grave.

El elemento de protección definitivo

Aunque creas que usando mascarilla estás bien protegido, recuerda que el elemento de protección más eficaz es utilizar el sentido común, es decir:

  • Evita los espacios cerrados muy concurridos y las aglomeraciones
  • Mantén la distancia de seguridad con otras personas
  • Lávate las manos con frecuencia
  • Extremar las medidas de limpieza e higiene personal.

Únicamente de esta forma conseguirás reducir al mínimo la posibilidad de contagio.