sábado, 10 abril 2021 14:26

Barcelona apoya el indulto a Hasél, condena los altercados y pide revisar el modelo policial

El pleno del Ayuntamiento de Barcelona de este viernes ha aprobado una proposición de Bcomú, transaccionada con ERC y Junts, que pide instar al Gobierno central a tramitar el indulto al rapero Pablo Hasél, condenar los daños al mobiliario urbano de la ciudad durante los altercados y revisar el modelo policial.

La sesión plenaria ha debatido conjuntamente cinco proposiciones de Bcomú, PSC, Cs, PP y BCN Canvi relacionadas con los disturbios que ha vivido la ciudad a raíz del encarcelamiento de Hasél, que ha puesto en evidencia las posiciones contrarias de los grupos respecto a este tema.

Las proposiciones se han votado por separado y solo se han aprobado la de Bcomú (con el apoyo de los partidos independentistas) y la del PSC (con los votos a favor de Cs, PP y BCN Canvi, la abstención de Junts y Bcomú, y el voto contrario de ERC).

La proposición de Cs, que pedía el “apoyo firme” a los Mossos d’Esquadra y a la Guardia Urbana y poner en marcha los trámites necesarios para que los autores de los daños en el mobiliario urbano paguen por los costes ha sido rechazada con los votos favorables del PP y BCN Canvi, y el voto en contra de ERC, Junts, Bcomú y PSC.

La del PP pedía cuantificar los daños ocasionados y que el consistorio se presente como acusación particular en los procedimientos abiertos, además de condenar los hechos violentos, ha sido transaccionada con el PSC y ha contado con los votos en contra de ERC, JxCat y Bcomú, y el voto a favor de BCN Canvi.

La petición de que el Ayuntamiento se persone como acusación particular también la recogía la proposición de BCN Canvi, que ha sido rechazada con los votos en contra de ERC, Junts y Bcomú, la abstención del PSC y el voto favorable del PP.

DISCREPANCIAS ENTRE SOCIOS DE GOBIERNO

La posición de los comuns de instar al Gobierno central a tramitar de manera urgente el indulto a Hasel y al Parlament de crear una comisión de estudio para revisar el modelo policial ha sido el motivo por el que el PSC ha votado en contra de la proposición de su socio de gobierno.

El líder del PSC en el consistorio, Jaume Collboni, ha reprochado tanto a los comuns como a los independentistas cuestionar el modelo policial justamente en estos momentos: “¿Ustedes no están gobernando? ¿Ahora se dan cuenta que se tienen que reordenar los protocolos?”, y ha lamentado que no se haya presentado una declaración conjunta con todos los grupos.

Por parte de los comuns, el concejal Jordi Martí ha insistido en que “usar un armamento con el que se puede sacar un ojo a una chica debe llevar a una revisión del modelo policial”, y ha defendido el derecho a la libertad de expresión y de manifestación, y ha hecho una condena sin paliativos de la violencia, en sus palabras.

La proposición de los socialistas pedía condenar y rechazar “sin matices” los altercados, apoyar al tejido comercial y empresarial de la ciudad –afectados por los disturbios–, defender la libertad de expresión y reconocer la tarea de los servicios públicos.

Por su parte, el concejal Jordi Coronas (ERC) y la presidenta de Junts, Elsa Artadi, han pedido no perder de vista el origen de las protestas, de las cuales han condenado la violencia, han defendido la libertad de expresión y ven necesario revisar ciertas actuaciones policiales.

CS, PP Y BCN CANVI

La presidenta del grupo municipal de Cs, Luz Guilarte, ha acusado a los partidos independentistas y a los comuns de intentar blanquear la violencia, que ve fruto de la degradación institucional que se está trasladando al clima social, y ha acusado de ello a los independentistas y al “desgobierno de coalición de los comuns”.

El líder del PP en el consistorio, Josep Bou, ha lamentado que los daños producidos ascienden a más de un millón de euros y ha advertido de que el derecho a la manifestación y a la libertad de expresión “no puede consistir en ofender y destruir de forma indiscriminada”,

Por su parte, el líder de BCN Canvi, Manuel Valls, ha asegurado que esta situación llega después de que “se ha condenado el menosprecio de las leyes desde la Generalitat” por parte de los independentistas, y cree que el Ayuntamiento no puede quedarse de brazos cruzados o contentarse con meras declaraciones, ha dicho.