miércoles, 21 abril 2021 07:32

Desarticulada una mafia que se lucraba con la venta y alquiler de viviendas que ocupaban

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una mafia dedicada a la ocupación de viviendas que se lucraba del alquiler de las mismas y, además, disponía de otras para el cultivo de marihuana. Desde el inicio de la operación, han detenido a 16 personas por delitos de allanamiento de morada y han impedido más de 50 intentos de ocupaciones solo en la ciudad de Alicante.

El cuerpo policial, en un comunicado, ha indicado que entre la “problemática delictiva” de los barrios “marginales” de la zona norte de Alicante destacan las ocupaciones de viviendas en las que grupos organizados formados por familias con un amplio historial delincuencial utilizan para revenderlas o para alquilarlas a personas en situación de vulnerabilidad, a las que engañan cobrándoles mensualidades por habitar en viviendas que previamente han sido ocupadas. Muchos de estos inmuebles también son utilizados para plantaciones de cultivo “indoor” de marihuana.

Tras la entrada en vigor el pasado mes de septiembre de la nueva Instrucción de la Fiscalía General de Estado sobre ocupaciones ilegales, se impulsó a que la Secretaría de Estado de Seguridad estableciera un protocolo de actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado donde se reparten y adecuan las actuaciones policiales ante estas situaciones.

Así, la Comisaría Provincial de Alicante a través de la Unidad de Coordinación ha recopilado toda la información generada por las unidades de Seguridad Ciudadana y grupos de investigación y ha centrado toda la información y generado inteligencia que, una vez analizada, ha sido utilizada por el Grupo de Investigación de la Comisaría de Distrito Norte para llevar a cabo el operativo, con el que se ha conseguido localizar y desarticular a una “importante” mafia asentada en la zona norte encargada de ocupar las viviendas de las zonas más marginales del distrito.

En una de las actuaciones llevadas a cabo por los investigadores, se ha detenido a dos personas de 29 años de edad por delitos de allanamiento de morada y estafa. Los dos arrestados formaban parte de un grupo organizado que se dedicaba a revender viviendas de las zonas marginales de la zona norte de la ciudad, que previamente observaban que no había movimiento en su interior durante un determinado período de tiempo. En esta ocasión, habían allanado el domicilio de un militar que se encontraba destinado actualmente fuera de Alicante.

VULNERABILIDAD

En el transcurso de las investigaciones para localizar a más integrantes de este grupo organizado, los agentes han detenido a cuatro personas de entre 19 y 43 años de edad que se dedicaban a ocupar viviendas para posteriormente alquilarlas a personas que no tenían donde vivir.

Los detenido se prevalecían de la situación de vulnerabilidad de las víctimas y les engañaban cobrándoles una mensualidad por alojarse en estas viviendas que habían sido ocupadas previamente por miembros de la organización.

Entre los perjudicados se encuentran dos familias que habían sido engañadas durante más de siete meses y que han llegado a pagar más de 1.500 euros por el alquiler de una vivienda ocupada.

Tras la detención de estas personas, los agentes han localizado otro inmueble que también habría sido ocupado previamente por integrantes de esta mafia. En este caso, se trata de una vivienda cuyo propietario la habría alquilado a otra persona y que por motivo de la pandemia tuvo que desplazarse fuera del país y, a su vuelta, no pudo acceder al domicilio porque había sido ocupado.

Los agentes han averiguado que la persona que había ocupado la vivienda había pagado a un tercero 3.000 euros por residir en ella por tiempo ilimitado. La investigación ha concluido con la detención de una persona de 33 años, acusada de un presunto delito de allanamiento de morada.

Finalmente, gracias al análisis de todas las denuncias y las investigaciones, los agentes han podido relacionar todos estos hechos para desarticular una organización criminal perfectamente estructurada cuya actividad se centraba en crear una red de viviendas que previamente ocupaban para alquilarlas y venderlas.

Desde la puesta en marcha del protocolo diseñado por la Comisaría Provincial de Alicante se han detenido a 16 personas por delitos de allanamiento de morada y se han impedido más de 50 intentos de ocupaciones únicamente en la ciudad de Alicante. En el resto de la provincia, las Comisarias Locales de la Policía Nacional trabajan con las mismas líneas de actuación.