sábado, 10 abril 2021 21:16

El ideólogo de Ayuso clama porque el PP asuma todo el discurso de Vox

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha visto cómo uno de sus  antiguos asesores ha escrito un artículo en el diario Vozpópuli en el que critica duramente al Partido Popular por haber agachado la cabeza y por no haber adoptado el discurso de Vox. Se trata de Jorge Vilches, uno de los principales ideólogos de la presidenta que en 2020 cobraba 70.689 euros brutos anuales y que, según aparece reflejado en el Portal de Transparencia de la Comunidad de Madrid, una de sus competencias era “la elaboración de discursos y preguntas parlamentarias”. Este polémico trabajador se hizo famoso por hacer preguntas a la presidenta en entrevistas en calidad de periodista para poco después escribirle los discursos. Y ahora, meses después de su dimisión, ha dejado que se le vea el plumero: el ideólogo de Ayuso clama porque el PP asuma el discurso de Vox. Y lo hace en un momento en el que Santiago Abascal le ha comido la tostada al Partido Popular en Cataluña.

Vilches volvió a la universidad y abandonó de pleno la política a pesar de ser uno de los principales ideólogos de la presidenta. Su paso por la alta política fue breve, pero intenso. Sin embargo, no pasó desapercibido dado que se dedicaba a hacerle preguntas amables a su presidenta en calidad de periodista mientras cobraba al mismo tiempo más de 70.000 euros al año por asesorarla y escribirla los discursos. Queda por saber si cobraba o no de los periódico en los que escribía, una actividad de la que no se ha desprendido del todo según podemos ver en el diario Vozpópuli, donde le han dado un espacio para desahogarse contra su antiguo partido para aplaudir a Abascal y su “simple” mensaje.

“Hace tiempo que el modelo que tenía que haber seguido el Partido Popular era robar al de Abascal su forma de dirigirse a la gente y las demandas que convirtieron en bandera de su formación. No quisieron adoptar el estilo de los mensajes sencillos y directos, el desparpajo y el espíritu llano”, detalla el exasesor en el diario. Y claro, que el ideólogo de la presidenta de la Comunidad de Madrid apunte a que el PP tiene que asumir el discurso radical de Vox deja entrever el asesoramiento que le dio en su etapa como funcionario público, algo que incomoda visiblemente a dirigentes del Partido Popular.

Ya solo su discurso huele a Vox. “Se puede tener como bandera la defensa del orden constitucional y, al tiempo, arremeter con dureza al PSOE y a los comunistas”, comenta el asesor que tuvo que salir por la puerta de atrás de la Comunidad de Madrid manchado por prácticas polémicas. El analista compaginó su cargo como asesor de la presidenta con escribir análisis políticos en medios de comunicación como Vozpópuli, La Razón y La Cope. Y de paso, cuando su jefa acudía a hacer una entrevista a algún que otro medio, Vilches recogía su carnet de prensa y se vestía de periodista para hacer preguntas, por supuesto amables, a la presidenta. Una práctica que al poco de desvelarse vino acompañada de una oportuna dimisión.

Vilches se fue por la puerta de atrás dejando las dudas de si cobraba o no por sus colaboraciones en los medios anteriormente citados. Nadie supo qué decir, pero lo que sí detallan las fuentes consultadas es que su dimisión no vino acompañada de una pérdida de confianza por parte de la presidenta de la Comunidad de Madrid. Era el ideólogo de la presidenta y uno de los hombres de confianza de Ayuso, y cuando dimitió a más de uno le cogió por sorpresa. Vilches es profesor titular en la Complutense y asegura que su pasión es trabajar ahí, no en la política, pero lo cierto es que su salida levantó sospechas dentro del partido que aún no están aclaradas.

En ese contexto y tres meses después de haber dejado el cargo, Vilches ha retomado su labor como colaborador periodístico y ha dejado entrever un mensaje al PP en el que le dice que comulgue con la teoría del secretario general del partido, Teodoro García Egea, y tras la debacle electoral catalana aprendan la lección y asuman el discurso de Abascal, que según Vilches se basa en mensajes directos y simples, así como contundentes contra el Gobierno.

Este mensaje no ha sorprendido, de todas formas, a nadie en el equipo de Ayuso. La presidenta es la heredera del “aguirrismo” más liberal y Ayuso nunca ha ido extraña a la idea de mantener una línea de confrontación con el Gobierno activa y contundente. De hecho, la presidenta de la Comunidad de Madrid fue la primera en convertirse en la víctima del Gobierno central y del PSOE y la única en mantener una oposición constante y dura contra el presidente, Pedro Sánchez.

Que el ideólogo de Ayuso apueste por endurecer el discurso y hacer lo mismo que Vox (ser incendiarios), no ha sorprendido a nadie porque es el mismo criterio del gabinete de Ayuso dirigido por Miguel Ángel Rodríguez. El problema es que la presidenta no quiere enfrentarse con la cúpula del partido en un momento como el actual, condicionado por la derrota flagrante de las elecciones de Cataluña del pasado 14 de febrero.