jueves, 15 abril 2021 07:09

Psicólogos de Tenerife advierten del “deterioro” en la salud mental de las mujeres durante la pandemia

El Colegio Oficial de Psicología de Santa Cruz de Tenerife ha suscrito un manifiesto, con motivo de la celebración del ‘Día Internacional de la Mujer’, en el que alerta del “deterioro” en la salud mental de las mujeres debido al impacto de la pandemia de coronavirus.

Así, resalta que varios estudios científicos concluyen que las mujeres sufren un deterioro de su salud mental en el contexto de la pandemia, “presentando un mayor estrés y más trastornos depresivos o de ansiedad, a consecuencia del entorno laboral y las cargas derivadas de los roles de género, como los cuidados, también los emocionales”.

En esa línea, señala que la Covid-19 ha sacado a la luz “desigualdades enquistadas” en la sociedad que “no resultaban tan evidentes”, y demuestra la “dependencia” que tiene la sociedad de las mujeres, tanto en los servicios esenciales (según el Instituto Nacional de Estadística, ya hay más mujeres médicas que hombres, y en profesiones como la psicología o la enfermería, la proporción supera el 80%), como en el ámbito del hogar (los cuidados no remunerados continúan recayendo mayoritariamente sobre las mujeres).

Los psicólogos apuntan también que las restricciones han supuesto una “grave amenaza” para los derechos de las mujeres que, “conquistados con gran esfuerzo, se han demostrado extraordinariamente frágiles”, al tiempo que remarcan que los hogares “no son espacios seguros para las mujeres afectadas por la violencia de género”.

En ese sentido, sostienen que “cuando desaparecen los servicios públicos, las mujeres son las grandes perdedoras que renuncian a su actividad profesional total o parcialmente –a través de reducciones de jornada, con trabajos más precarios y peor remunerados– para prestar los vitales cuidados a los hijos e hijas y a personas dependientes”.

Por ello, desde el Consejo General de la Psicología consideran “imprescindible” que las administraciones incorporen la perspectiva de género para corregir las “graves repercusiones” que el COVID-19 ha tenido sobre las mujeres, como la violencia de género, y el reparto equitativo y corresponsable de los cuidados.

“Propiciar la participación de las mujeres en este proceso puede ser una importante oportunidad para que esta terrible vivencia no suponga un retroceso en los derechos de las mujeres, sino todo lo contrario, un camino hacia la igualdad real”, concluye el manifiesto.