lunes, 17 mayo 2021 19:12

Actrices españolas que desaparecieron de golpe tras alcanzar la fama

Pensar que la fama solamente significa éxito, disfrute, dinero y reconocimiento es un grave error. Aunque es cierto que los personajes públicos gozan de muchos beneficios, el hecho de ser famoso y la exposición constante también conlleva ciertas desventajas. No cualquiera puede mantenerse en la cima de medios tan competitivos como lo son la televisión y el cine.

En estos últimos años, España ha producido una gran cantidad de series y películas muy exitosas tanto a nivel nacional como internacional que han servido a muchos artistas para adquirir una enorme popularidad. No obstante, varios de ellos no han sabido (o no han querido) conservar la fama y hoy viven en el más absoluto anonimato. En base a ello, se nos ha ocurrido elaborar una lista con nombres de actrices que hasta hace poco tiempo cualquiera las reconocía por la calle y hoy mantienen un bajísimo perfil.

Sofía Nieto: la actriz que cambió la fama por las matemáticas

El cambio que ha pegado Sofía Nieto es realmente impresionante. Estuvo en la cresta de la ola mediática entre 2003 y 2006 cuando interpretó en ‘Aquí no hay quién viva’ a ‘Natalia Cuesta’, hija de ‘Juan Cuesta’ (José Luis Gil) y ‘Paloma Hurtado’ (Loles León). Aquella adolescente rebelde que seducía y volvía locos a todos los vecinos de la comunidad de la calle ‘Desengaño 21’ nada tiene que ver la Sofía de hoy en día. Después de ‘ANHQV’, Nieto fue parte del reparto de ‘La que se avecina’, donde dio vida a ‘Sandra’, una joven tímida y acomplejada que trabajaba en la peluquería de ‘Araceli Madariaga’ (Isabel Ordaz) y ‘Enrique Pastor’ (José Luis Gil). Es decir, todo lo contrario a ‘natalia Cuesta’, que arrasaba con todo lo que se ponía en su camino.

Después de participar de las primeras dos temporadas de la segunda serie de los hermanos Caballero, Nieto decidió dar a su vida un giro radical y comenzó en 2008 sus estudios universitarios. Se graduó como Licenciada en Matemáticas con un premio extraordinario y hoy trabaja como profesora adjunta de la universidad. Su coeficiente intelectual es de 120, un IQ que está muy por encima de la media. Aquí la vemos resolviendo un difícil desafío matemático propuesto por el diario El País.