miércoles, 21 abril 2021 16:07

Campo aborda con su homólogo belga la figura de la euroorden

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha sostenido este lunes una reunión telemática con su homólogo belga, Vicent Van Quickenborne, con quien ha hablado sobre la figura de la euroorden y los mecanismos necesarios para garantizar su eficacia, si bien no se han referido a casos concretos, como los del ex president de Cataluña Carles Puigdemont y los ex consellers contra los que pesan órdenes de detención y entrega europeas por el ‘procès’, según han informado fuentes ministeriales.

De acuerdo con estas fuentes, Campo y Van Quickenborne han abordado el tema de las euroórdenes pero de forma general, sobre los mecanismos necesarios para garantizar su eficacia, entre ellos el de la nueva magistrada de enlace en Bélgica, la fiscal Paloma Conde-Pumpido, nombrada recientemente y a la que el ministro español ha presentado al belga en este encuentro ‘online’.

Sin embargo, no han tratado casos concretos, como los de Puigdemont y el ex conseller Toni Comín, huidos en Bélgica y pendientes de que las autoridades de este país ejecuten las euroórdenes dictadas contra ellos por el Tribunal Supremo (TS) para que respondan por el referéndum independentista del 1-O, porque, según han explicado dichas fuentes, es una decisión que compete a los jueces belgas.

La reunión entre Campo y Van Quickenborne se produce el mismo día que la Eurocámara se dispone a votar si acepta dar luz verde al suplicatorio remitido por el Tribunal Supremo para levantar la inmunidad de Puigdemont con el fin de que sea juzgado en España por su papel en el ‘procés’, tal y como ha recomendado la Comisión de Asuntos Jurídicos, si bien el resultado no se conocerá hasta el martes.

Si la Eurocámara le retira la inmunidad parlamentaria, se podrá reactivar el caso en el tribunal belga que debe decidir si ejecuta la euroorden contra Puigdemont. Asimismo, se reactivarían los procesos que afectan a Comín y a la también ex consellera Clara Ponsatí, el primero en Bélgica y la segunda en Reino Unido, ya que en ambos casos los tribunales que examinan sus extradiciones optaron por esperar la posición de la Eurocámara.

En su defensa, los tres eurodiputados de JxCAT han argumentado que el Tribunal Supremo no es la autoridad judicial competente para asumir la causa del ‘procès’, denunciando también ser víctimas de persecución política en España. La justicia belga se ha negado a entregar al ex conseller Lluis Puig, aduciendo igualmente la falta de jurisdicción del TS y una supuesta violación de la presunción de inocencia.

Tras la negativa del Tribunal de Apelaciones de Bruselas a enviar a Puig a España, el magistrado instructor Pablo Llarena ha propuesto plantear una cuestión prejudicial al Tribunal de Justicia de la UE (TJUE), para que aclare las razones por las que se puede pedir y rechazar una euroorden a fin de “poder establecer criterios estables que conduzcan la decisión de mantener, retirar o emitir nuevas órdenes europeas de detención contra todos o algunos de los procesados”, según señaló en un auto del mes pasado.

NUEVA MAGISTRADA DE ENLACE EN BÉLGICA

Por su parte, el Ministerio de Justicia ha informado en un comunicado de que durante la reunión telemática Conde-Pumpido ha sido presentada como nueva magistrada de enlace en Bélgica y con acreditación ante Países Bajos y Luxemburgo, cargo para el que fue designada en diciembre por unanimidad del comité de selección compuesto por la directora general de Cooperación Jurídica Internacional y Derechos Humanos, un vocal del Consejo de General Poder Judicial y una fiscal de sala designada por la Fiscalía General del Estado.

Justicia ha explicado que la importancia de los magistrados de enlace radica en que son responsables, entre otros temas, de promover y facilitar la cooperación judicial entre España y otros estados; apoyar a las autoridades judiciales competentes en la redacción y ejecución de solicitudes de auxilio o reconocimiento mutuo en el caso de las magistraturas de enlace en la UE; o intercambiar información con las autoridades del país de destino sobre las cuestiones que pudieran plantearse en el ejercicio de sus funciones.

En el caso de la magistratura de enlace en Bélgica, se creó en diciembre para reforzar la cooperación jurídica entre las autoridades competentes y mejorar el conocimiento de los respectivos sistemas jurídicos, ha destacado Justicia. Además, la videoconferencia ha servido para profundizar las relaciones bilaterales, ha indicado el departamento que dirige Campo.