miércoles, 21 abril 2021 05:56

ERC desoye las presiones progresistas para dejar fuera del Govern a Junts per Catalunya

CUP podría conseguir presidir el Parlamento de Catalunya, renovar los Mossos d’Esquadra tras las protestas en Barcelona por el encarcalamiento de Pablo Hasél y asegurarse que la Generalitat de Catalunya incentivará un nuevo referéndum sobre la indendencia catalana.

Estas tres reivindicaciones pueden ser logradas por los anticapitalistas liderados por Dolors Sabater, exalcaldesa de Badalona. Y este hecho sumado a que ERC superó a Junts per Catalunya, y ha evitado que las CUP se vean en la ‘obligación’ de investir a un tercer presidente autonómico conservador, ha supuesto un alivio para esta formación de raíz municipalista.

Las CUP apoyarán a priori a Pere Aragonès, que se convertirá en el primer president de ERC elegido democráticamente desde antes de la Guerra Civil, y los republicanos tendrán que completar mayoría a continuación con un camino que se bifurca.

ERC podrá renovar un bloque soberanista con la derecha de Junts per Catalunya, que cuenta con la imputada Laura Borràs al frente, o escuchar los cantos de sirena que surgen desde La Moncloa para que rompa amarras con los de Carles Puigdemont.

CANTOS DE SIRENA DE PODEMOS

Pedro Sánchez busca ‘pacificar’ la situación entre Madrid y Barcelona y sabe que Pablo Iglesias puede ser clave para que la ERC del encarcelado Oriol Junqueras rompa con sus socios. Eso sí, Salvador Illa completará su ‘performance’ intentando ser investido, aunque sea consciente de que no lo será y de que su papel es lanzar un bote salvavidas a Aragonès si rompe con Borràs.

Los morados quieren que ERC se apoye en ellos y las CUP, con el PSC dotando estabilidad a la investidura desde fuera del Govern. Este hecho, facilitaría que Gabriel Rufián siga apoyando al Gobierno central en el Congreso y podría marcar la puerta a la amnistía de los líderes políticos encarcelados.

Jessica Albiach, de En Comú Podem, ha presionado a ERC al asegurar que “Aragonès tiene dos mayorías posibles y se equivocará si vuelve a elegir a Junts. Cataluña puede tener un Ejecutivo que piense en la gente”.

“No estamos dispuestas ni a rendirnos ni a resignarnos. Tenemos el Parlament más de izquierdas desde 1980 y hay números para hacer un Govern progresista. Solo es necesario coraje, generosidad y, sobre todo, voluntad política y estar a la altura de las necesidades del país“, añadió.

EL PCE TAMBIÉN PRESIONA

El Partido Comunista de España, integrado en En Comú Podem, ha asegurado que esta coalición amadrinada por la alcaldesa Ada Colau “se sitúa en condiciones de ser una fuerza útil para la construcción de un Gobierno de izquierdas”.

“Los resultados electorales que otorgan a las fuerzas de izquierda una mayoría de 83 escaños ponen de manifiesto que es posible constituir en Cataluña un Gobierno que defienda los intereses del pueblo de Cataluña desde la izquierda, en sintonía con el Gobierno del Estado, poniendo en marcha políticas centradas en combatir las consecuencias que la crisis económica causada por la Pandemia, aplicando políticas socialmente avanzadas y que al mismo tiempo de respuesta a las demandas de reconocimiento de las aspiraciones del pueblo de Catalunya en el marco de una España republicana y federal”, aseguran.

LLAMAMIENTO DEL PCE

El PCE ha hecho un llamamiento al PSOE y a ERC “para que las fuerzas de izquierdas sean capaces de buscar junto a En Comú Podem los puntos de encuentro que permitan conseguir un acuerdo programático sobre el que constituir un Gobierno de progreso. Catalunya en Comú no va a ser un actor pasivo en este proceso, sino que sin duda pondrá su activo y su capacidad de incidencia al servicio de un cambio de izquierdas en el Gobierno en Cataluña”.

“Los resultados obtenidos son un buen punto de partida para poner en marcha un proceso de consolidación de Catalunya en Comú como un frente político amplio y plural, que manteniendo la mejor tradición del PSUC que unía las aspiraciones nacionales y de clase de quienes vivían y trabajaban en Cataluña, asuma las nuevas aportaciones del ecologismo y el feminismo político. Es el momento de fortalecer y desarrollar la referencia política de quienes hoy confrontan en Cataluña con las políticas neoliberales, patriarcales y depredadoras del medio ambiente”, subrayan.

El PCE asegura que junto con el PSUC se comprometen “a trabajar por una salida de izquierdas socialmente avanzada en Cataluña que permita el reconocimiento del carácter plurinacional del Estado. Trabajaremos por un Gobierno de Izquierdas en Cataluña, esfuerzo al PCE y el PSUC dedicaremos nuestras energías reivindicando la mejor tradición del PSUC como un Partido nacional y de clase que se dirige a quienes viven y trabajan en Cataluña”.