lunes, 19 abril 2021 13:35

El Gobierno evita desautorizar a Iglesias por comparar a Puigdemont con los exiliados

El Gobierno ha rehusado desautorizar la comparación que el vicepresidente segundo y líder de Podemos, Pablo Iglesias, realizó hace semanas del expresidente catalán Carles Puigdemont, prófugo de la Justicia española en Bruselas, con los exiliados del franquismo por tratarse, según dice, de una declaración “al margen de su ámbito de competencia”.

“El Gobierno no valora declaraciones de sus miembros realizadas al margen de su competencia”, reza textualmente la respuesta que el Ejecutivo ha dado a la batería de preguntas que Ciudadanos registró el pasado mes de enero, justo después de que en una entrevista en La Sexta, Iglesias hiciera esa equiparación.

Al ser preguntado, en concreto, si consideraba a Puigdemont un exiliado y si su situación se puede comparar con la de las víctimas del franquismo que dejaron España, Iglesias respondió: “Lo digo claramente, creo que sí. Y eso no quiere decir que yo comparta lo que hiciera”.

Esa comparación, además de generar cierto malestar en las filas socialistas, suscitó un reguero de críticas hacia Iglesias e incluso llevó a Ciudadanos a registrar una proposición no de ley en el Congreso pidiendo su reprobación y exigiendo al Gobierno que lo desautorizara y corrigiera sus declaraciones.

SÍ SUBRAYA SU COMPROMISO CON EL EXILIO FRANQUISTA

Sin embargo, en su respuesta parlamentaria a Ciudadanos, el Gobierno rehúsa pronunciarse sobre las palabras de Iglesias por haberlas realizado fuera del ámbito de su competencia.

En todo caso, sí aprovecha para subrayar que España es “un Estado de Derecho pleno” y para reiterar el “compromiso” de este Gobierno “progresista” con el exilio español, durante la guerra civil y la dictadura franquista, “consecuencia de su defensa de la legalidad entonces vigente”.

Aunque el Ejecutivo no haya querido comentar las declaraciones de Iglesias en su respuesta escrita, sí lo hizo el pasado enero, cuando dejó claro que consideraba que la situación de Puigdemont “no es equiparable” con la de los republicanos que se exiliaron durante la dictadura franquista, corrigiendo de algún modo sus palabras.