jueves, 22 abril 2021 05:10

El Obispado de Huesca iniciará el proceso para recuperar los bienes de Lérida

El Obispado de Huesca iniciará el procedimiento legal para recuperar los bienes de las parroquias de Berbegal, Peralta de Alcofea y El Tormillo, que se encuentran en el Museo de Lérida, en cuanto sus equipos jurídicos lo indiquen.

Así lo ha trasladado el delegado de Patrimonio de la Diócesis de Huesca, José María Nasarre, quien ha confirmado la intención del obispado oscense de iniciar dicho proceso, siguiendo el camino de la Diócesis de Barbastro-Monzón respecto a los 111 bienes de sus 43 parroquias, que están en proceso de devolución desde el Museo de Lérida, después de que la justicia haya fallado a su favor y haya instado al regreso de estas piezas.

“Desde hace un tiempo, la Diócesis de Huesca nos habíamos planteado que una vez se resolviera el asunto favorablemente para la Diócesis de Barbastro-Monzón, sería el momento en el que nosotros iniciásemos el mismo proceso para llegar a la misma meta”, ha contado Nasarre.

Ha añadido que todavía no se ha fijado una fecha para el inicio del proceso, “pero lo tenemos en mente y es de prever que no tardemos mucho”.

Nasarre ha comentado que el Obispado de Huesca estaba a la espera de conocer el resultado del proceso de Barbastro-Monzón porque aunque hay muchas similitudes también hay alguna diferencia entre ambos casos. “El hecho es prácticamente el mismo” por lo tanto “es de esperar que el proceso y el efecto sea el mismo”, ha remarcado.

Los equipos jurídicos indicarán al obispado oscense el planteamiento que se ha de seguir y el momento de iniciarlo. El delegado de Patrimonio ha señalado que se trata de obras de arte, “con asuntos documentales e históricos, es decir, es una pieza del Derecho un tanto compleja y delicada” por lo que “los equipos jurídicos nos marcarán la pauta y el proceso en el que podemos avanzar”.

En concreto, el Museo de Lérida tiene en depósito tres obras de la diócesis: El frontal de El Salvador de Berbegal, del siglo XIII; la tabla de San Pedro de Peralta de Alcofea, del siglo XV, y la portada románica de El Tormillo, del siglo XIII.