lunes, 19 abril 2021 16:56

¿Por qué este año casi no ha habido casos de gripe?

Es una pregunta muy recurrente en corrillos y charlas informales. Muchos saben la respuesta, otros creen saberla pero se van por teorías conspiranoicas, y otros simplemente lo desconocen. Para todos, vamos a desentrañar las verdaderas razones de por qué apenas ha habido gripe este año. Ya ha pasado la época invernal donde se concentran los casos y se puede hacer balance.

Lo primero que nos viene a la cabeza es el uso generalizado y continuo fuera de casa de la mascarilla. Efectivamente, acertamos. Su uso ha frenado radicalmente no sólo la gripe sino otras enfermedades respiratorias. Pero ¿por qué frena a la gripe y no tanto al SARS-CoV-2? ¿O es que simplemente un virus ha desplazado al otro?

Los facultativos, sorprendidos por la baja incidencia de gripe

Y la OMS, buscando respuestas y estudiando la teoría que señalábamos en una de las preguntas sobre que uno haya desplazado al otro. Los profesionales de la medicina esperaban obviamente una menor incidencia de la gripe por las precauciones tomadas, las restricciones y sobre todo el uso de la mascarilla. Pero no esperaban que, como hasta ahora, su incidencia haya sido irrisoria, casi inexistente.

El dato es demoledor: Según datos del Boletín Epidemiológico, si en la sexta semana de 2020, en plena campaña gripal, se superaban los 284 casos por 100.000 habitantes, en el mismo periodo de este año ha bajado al 0,7. Supone la casi erradicación de un virus que nos acompaña cada año de manera recurrente y del que nadie se libra en alguna ocasión.

vacuna gripe

¿Por qué no es tan eficiente con el covid?

Viendo estos increíbles datos, la gente se pregunta por qué el covid no tiene esas cifras. La respuesta es que el SARS-CoV-2 es mucho más contagioso y por tanto no vale con la asepsia, la distancia social, las restricciones o las mascarillas. Se reduce la incidencia pero no permite bajar a unas cifras como las de la gripe este año. Se ha demostrado por otros países que sólo el confinamiento total ha podido frenar el contagio.

Tampoco hay que olvidar que estas diferencias están aún en desigualdad, puesto que previamente se habían vacunado de la gripe, protegiéndose así, mientras que aún no habían llegado las vacunas contra el covid y aún hoy no superamos el 5% de la población vacunada. De hecho, el efecto pandemia ha hecho que la gente se concienciara más que ningún año para ponerse la vacuna de la gripe, creciendo en comunidades como Aragaón hasta en un 60%.

¿Gripe o covid?

Pero para muchos profesionales no queda claro el porcentaje de contagio de uno y otro, ya que al tener la gripe y el covid en muchos casos síntomas similares, pudo haber confundido los diagnósticos en muchos pacientes el año pasado. Además, hay otra desgraciada realidad que apuntan: la gripe también afecta sobre todo a personas mayores y esta franja poblacional ha sido muy mermada por la mortalidad del covid.