miércoles, 21 abril 2021 12:33

El Gobierno de Ayuso critica “la artimaña” para frenar las elecciones de los grupos

El Gobierno de la Comunidad de Madrid, que preside Isabel Díaz Ayuso, ha criticado la “artimaña” de algunos grupos políticos y la Presidencia de la Asamblea mediante la que buscan suprimir un derecho previsto en el Estatuto de Autonomía, como es la convocatoria de elecciones por parte de la presidenta, Isabel Díaz Ayuso.

En su primera rueda de prensa como portavoz del Ejecutivo madrileño, Enrique Ossorio, ha sostenido que no les preocupa “en absoluto” el desenlace judicial, respecto a las mociones de censura presentadas, porque llevan la razón de su parte al defender la competencia de la presidenta para convocar. “Sostener lo contrario es decir que no existe en España, en nuestro ordenamiento jurídico, la disolución de las cámaras y la convocatoria de elecciones”, ha declarado.

Ossorio se ha mostrado preocupado por “el nivel al que ha llegado la política española”. Así, ha criticado que el portavoz del PSOE, Ángel Gabilondo, o la presidenta del Senado, Pilar Llop, se hayan visto “obligados” a firmar una moción de censura del PSOE. “El ‘sanchismo’, el populismo, que tenemos en España nos está llevando a unos niveles realmente lamentables”, ha espetado.

“LOS TIEMPOS SON CLAROS”

Para el también consejero de Educación, “las triquiñuelas” serán las que quieran pero “los tiempos son claros”. Así, ha insistido en que el Consejo del Gobierno trató, como marca el Estatuto, la convocatoria de elecciones y luego lo ratificó con su firma la presidenta.

“Eso se produjo. Yo lo viví. El Consejo de Gobierno acaba a las 11.45 horas y la presidenta se va a firmar el decreto a las 12.25 horas. Se envía al Boletín de la Comunidad de Madrid, es conocido por todo el mundo. Entonces se entera la oposición y a prisa y corriendo presentan unos papelillos ahí en la Asamblea”, ha declarado. Ossorio considera una “marrullería grave” lo que se ha hecho.

Por ello, ha incidido en que en función de lo que vaya sucediendo se reservan todas las actuaciones judiciales que sean precisas. En principio no se plantean presentar ningún recurso ante el Constitucional.