lunes, 19 abril 2021 11:33

El plan del PSOE: llegar al poder por la moción y aprovechar la recuperación económica

La izquierda está desesperada por evitar las elecciones a toda costa. Más Madrid, Podemos y el PSOE tienen una estrategia clara, y esa no pasa en absoluto por pasar por las urnas dado que las encuestas les auguran unos resultados bajos. El plan que tienen los partidos de la izquierda, y en especial el PSOE, es conseguir el poder mediante una moción de censura con un Ignacio Aguado despechado y colocar a Ángel Gabilondo como presidente de la Comunidad de Madrid para que se beneficie de la recuperación económica que casi con toda seguridad vendrá en los próximos dos años que quedan hasta las próximas elecciones. Vamos, un plan similar al que consolidó a Pedro Sánchez en la Moncloa solo que con la diferencia de que la campaña electoral la harán desde un gobierno que afrontará números económicos mucho mejores. Si hay elecciones, otro gallo cantará.

Sea como sea, la izquierda se ha visto retratada en un desesperado intento por evitar elecciones autonómicas. Esa obsesión viene motivada solo por las encuestas electorales. El PSOE se mantendría, pero lo cierto es que Isabel Díaz Ayuso y Rocío Monasterio mejorarían sus resultados e incluso podrían sacar la mayoría necesaria para cogobernar sin el apoyo de Ciudadanos. Podemos caería y Más Madrid mejoraría levemente, pero lo cierto es que es un escenario que no quieren ver ni en el cine dado que casi con toda seguridad empeorarían sus expectativas electorales y de gestión. Y nada menos que por cuatro años.

El dulce más goloso es la recuperación económica que viene para 2022 y 2023. Todas las formaciones con representación parlamentaria en la Asamblea quieren subirse al carro para conseguir beneficios políticos y apuntarse el tanto de la mejoría. Por no hablar de que a nivel sanitario también se prevé que se levantarán las restricciones poco a poco y se empezará a ver la luz gracias a las vacunas. El PSOE quiere esa guinda del pastel y la está peleando a toda costa porque sabe que podría hacerse con la Comunidad sin necesidad alguna de pasar por las urnas.

Para algunos dirigentes de los partidos de izquierda en la Comunidad, es “lamentable” el espectáculo que están dando sus candidatos por evitar a toda costa las elecciones. Da la impresión de que han dado un golpe de Estado, pero lo que afrontan e intentan evitar las formaciones progresistas son elecciones democráticas. El problema es que es mucho más fácil que ahora prospere la moción de censura que antes dado que Ciudadanos está despechado y hará lo que sea con tal de mantenerse en el poder.

A las formaciones progresistas se suma el deseo incondicional de Ignacio Aguado de que prospere la moción de censura, dado que si se celebran elecciones autonómicas, el vicepresidente estará casi con toda seguridad fuera del juego. Pero con el peso actual de la formación, si triunfa la moción, Aguado podrá mantener su puesto siempre que apoye a Gabilondo como presidente de la Comunidad de Madrid.

Íñigo Errejón también está algo obsesionado con evitar las elecciones en la Comunidad de Madrid, al igual que Isabel Serra. Aún así, las diferencias entre Podemos y Más Madrid son notables, dado que Errejón conseguiría una mejora electoral gracias a su candidata Mónica García, según reflejan las encuestas realizadas tras conocerse el adelanto electoral y la formación morada se hundiría aún más. En cualquier caso, con un Gabilondo en el poder, desde Podemos y Más Madrid consideran que la imagen de la izquierda podría mejorar sensiblemente gracias a la recuperación económica.

Aún así, todo parece indicar que la campaña electoral ya ha empezado y los partidos de izquierdas no tienen ni candidato. Gabilondo se debate entre la presidencia de la Comunidad de Madrid en caso de que logre que triunfe la moción de censura o irse de la Asamblea de Madrid porque entre un nuevo candidato o candidata, como es el caso de la ministra de Defensa, Margarita Robles.

EN MADRID, SIGUE LA ESTABILIDAD

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, no ha tardado en descolgar el teléfono para mostrar a José Luís Martínez-Almeida, que la coalición de gobierno de la ciudad no está en peligro. La política de Ciudadanos ha dejado que sea el popular quien confirmara a los medios el contenido de su conversación. El terremoto político que ha ocasionado la moción de censura a López Miras en Murcia primero y el anuncio de Isabel Díaz Ayuso de adelanto electoral y ruptura con Aguado (Ciudadanos), ha obligado a todos los gobiernos de coalición PP-Ciudadanos a mostrar la salud de su acuerdo. En el caso del Ayuntamiento de Madrid, la sintonía entre ambos cogobernantes es manifiesta.

“No hay efecto dominó. Una moción de censura responde a una situación casuística y localizada. Por eso ha ocurrido en Murcia.”, publicaba en su cuenta de Twitter Villacís tras hablar con el alcalde capitalino.