sábado, 17 abril 2021 23:39

Euskadi ve un “estancamiento” en el descenso de la curva de contagios

El viceconsejero vasco de Salud, José Luis Quintas, ha advertido de que se está dando un “claro estancamiento” en el descenso de la tasa de incidencia de la covid-19 que pudiera traducirse en un “cambio de tendencia”.

Quintas, junto al subdirector de Salud Pública y Adicciones, Koldo Cambra, han analizado este viernes la situación epidemiológica en Euskadi en una comparecencia en Vitoria, en la que también han señalado que de las 459 personas que han participado en el cribado realizado en Legorreta (Gipuzkoa), solo se ha producido un caso positivo.

Tras apostar por estar “atentos” a la evolución de los datos de covid-19, Quintas ha advertido de que tras una ralentización de la tasa de incidencia se está dando un “claro estancamiento que pudiera traducirse en un cambio de tendencia”. Así, ha insistido en que el objetivo sigue siendo el de contar con una incidencia de 60 casos por 100.000 habitantes en Euskadi.

Por su parte, el subdirector de Salud Pública y Adicciones, Koldo Cambras, ha insistido en que del análisis de los datos se puede deducir que “tras una ralentización en la velocidad de descenso durante días, probablemente estemos llegando a ese estancamiento, a ese valle que probablemente está cerca”.

En esta línea, ha reconocido que no se tiene “una razón concreta” de este estancamiento que muestran los indicadores: “Nos gustaría que la curva siguiera bajando, pero lo que se ve es que tras una ralentización se entra en ese estancamiento”.

CEPA BRITÁNICA

Por otro lado, ha sostenido que la cepa del virus que ha visto aumentada su circulación es la británica (más contagiosa), mientras que del resto de variantes no se han identificado nuevos casos más allá de los tres anunciados semanas atrás (uno de la variante brasileña y dos de la sudafricana). Asimismo, han recordado que las medidas de prevención, incluidas las vacunas, son igual de “efectivas” con esta cepa.

“Después de una ralentización hemos llegado a niveles propios de estancamiento. Está por ver si va a haber un cambio de tendencia manifiesto a valores más altos o no”, ha indicado, al tiempo que ha recordado que el número reproductivo básico, que mide a cuántas personas contagia cada caso positivo, está situado en el 1.

Asimismo, han defendido que ha pasado “poco tiempo” como para que haya tenido un “efecto significativo” en los contagios la recuperación de la movilidad plena en Euskadi de la última semana, de tal forma que la “tendencia hacia la ralentización venía desde atrás”.

Respecto a un posible incremento de los contagios con motivo de la Semana Santa, desde el Departamento se ha reconocido que no puede descartarse “ninguna posibilidad”.