sábado, 10 abril 2021 14:06

Duras críticas a Colau por el primer caso de “puertas giratorias” en Bcomú

Ada Colau tiene un problema con las puertas giratorias. La alcaldesa de Barcelona ha permitido un caso de puertas giratorias en su propio grupo municipal. Es el primero de la lista de los ‘comuns’ y lejos de reprobar su acción, la ha defendido.

Y es que, Colau ha defendido a ultranza a Gala Pin, su exconcejal en Ciutat Vella, quien dejó el Ayuntamiento para recalar en la Fundación Goteo, pese a recibir 287.000 euros en subvenciones con el apoyo de la propia exregidora.

En este sentido, el pleno del Ayuntamiento del 16 de noviembre, en el que participó Pin, se aprobó el acuerdo de colaboración entre el Consistorio y la Fundación Goteo para realizar un proyecto -Conjuntament: Campanya de finançament col·lectiu amb el suport de l’Ajuntament de Barcelona-. Este programa, además, se excluyó de la convocatoria pública por “razones de interés público“, recibiendo un total de 136.000 euros. Además, percibió otros 15.000 euros del Instituto de Cultura del Ayuntamiento (ICUB) por otro proyecto ese año. En 2018, la subvención del ICUB ascendió a 136.000 euros por el mismo convenio del año anterior.

Tras estos montantes, en el inicio de 2020, Gala Pin fue contratada por la Fundación Goteo durante medio año, a razón de una nómina mensual superior a los 1.500 euros. A partir de abril, el sueldo se redujo hasta los 1.400 euros por la jornada reducida.

LAS EXCUSAS DE PIN, TUMBADAS

La exconcejal de BComú presentó tres alegaciones alegaciones al requerimiento del comité, asegurando que no había incumplido el Código Ético del propio Ayuntamiento al entender que “no tenía relación directa en la concesión” de las subvenciones. Además, ha dicho que se vería afectado su derecho al trabajo y “sería una medida desproporcionada”.

Con todo, el Comité de Ética ha rechazado estas excusas y considera que la Fundación Goteo no podría haber contratado a Pin debido a su participación en los órganos colegiados del Ayuntamiento, los mismos que dieron la luz verde a estas tres subvenciones.

El Comité se acoge al reglamento y señala que se incumple el código en caso de “intervenir, mediante voto o la presentación de la propuesta correspondiente, en sesiones de órganos colegiados en el que adopte dicha decisión”. Además, ningún concejal puede fichar por una entidad privada durante los dos primeros años tras su cese. “No pueden prestar servicios en entidades privadas que hayan resultado afectadas por decisiones en las que hayan participado”.

En este sentido, ha pedido a la exconcejal que cuide estos aspectos en el futuro para respetar el límite de las actividades que pueda realizar una vez haya dejado de ser un cargo público. “El Comité de Ética recomienda a la Sra. Gala Pin que, en el futuro, tenga más cuidado de respetar las limitaciones a las actividades que se pueden realizar una vez se ha dejado un cargo público y, de este modo, procure un comportamiento más conforme con la ética pública que necesitamos”, reza el informe.

JUNTS PIDE UNA RECTFICACIÓN PÚBLICA A COLAU

“Pusimos la denuncia hace un año ante un tribunal que sólo puede dar una recomendación”, ha afirmado Jordi Martí, concejal de Junts, a preguntas de MONCLOA.com. En este sentido, ha pedido una reprobación contra Gala Pin. “La exconcejala no podía ser contratada en ningún caso por la Fundación Goteo”, ha asegurado.

Pese a que este caso no conlleva sanción, Martí considera que sí debe haber una reprobación pública y las disculpas de Colau. Además, ha asegurado que se trata de un caso “flagrante de puertas giratorias”. En este sentido, ha criticado a Colau, quien ha defendido a capa y espada a Pin en numerosas ocasiones, una de ellas en el pleno municipal.

LA SOMBRA DE LA SOSPECHA

Martí ha pedido una rectificación a Colau, así como pedir públicamente disculpas para evitar nuevos casos en los ‘comuns’. En caso contrario, la alcaldesa de Barcelona y el resto de concejales estarían bajo sospecha una vez dejen la política activa. Colau no sólo defendió a Pin en el pleno del Ayuntamiento, sino que atacó a Junts.

“Es inmoral e inaceptable” poner cualquier “sombra de sospecha” sobre Pin, a quien definió como una “humilde técnica, que no se está enriqueciendo”, pese a recibir salarios de la Fundación. Además, afirmó que “nunca había intervenido en otorgar ninguna subvención en Goteo“. “Es más, estoy profundamente orgullosa de la exconcejal Gala Pin, porque es una de las personas más honestas, más íntegras y más comprometidas con el bien común que yo he conocido en toda mi vida. Ojalá algún representante de su partido le llegara a la suela del zapato a la señora Gala Pin; una persona que viene de los movimientos sociales, de dedicar toda su vida al bien común, con toda la generosidad”, afirmó Colau, quien también acusó de difamar a Junts. De esta forma, queda acreditada la irregularidad de Pin en su fichaje por la fundación Goteo.