jueves, 22 abril 2021 13:23

La Unidad II de la Central Nuclear de Almaraz inicia su vigesimosexta recarga

La Unidad II de la Central Nuclear de Almaraz se ha desconectado de la red eléctrica el pasado 13 de marzo a las 22,00 horas para iniciar los trabajos correspondientes a su vigesimosexta recarga.

Para este periodo se han reforzado las medidas de protección y prevención con el objetivo de garantizar la seguridad de los profesionales y de la planta frente a la Covid 19.

La recarga tendrá una duración de 37,5 días y para realizar las actividades programadas se han incorporado más de 1.100 trabajadores adicionales a la plantilla habitual de unas 70 empresas colaboradorasespecializadas, la mayoría de los cuales proceden del entorno de la central.

El programa de esta vigesimosexta recarga de Central Nuclear de Almaraz II contempla la ejecución de más de 13.500 actividades demantenimiento, entre las que destacan la renovación de los elementos combustibles, la inspección por ultrasonidos de la brida y penetraciones del fondo de la vasija, la inspección por corrientes inducidas de los tubos de los generadores de vapor y la implantación de sellos pasivos en las bombas principales de refrigeración.

Además de la sustitución de las válvulas de seguridad del presionador, la revisión de las válvulas de parada y control de la turbina de alta presión y de las válvulas interceptoras y de regulación de la turbina de baja presión, así como la ejecución de pruebas requeridas por las Especificaciones Técnicas de Funcionamiento y la revisión de instalaciones, equipos y componentes necesarios para asegurar el correcto funcionamiento de la planta durante los próximos 18 meses del siguiente ciclo de operación.

También está prevista la implantación de 23 modificaciones de diseño, entre ellas las ligadas a requisitos y compromisos con el Consejo de Seguridad Nuclear, ha informado la Central Nuclear de Almaraz en nota de prensa.

MEDIDAS FRENTE A LA COVID-19

Asimismo, y siguiendo el ejemplo de lo que se hizo en la recarga de la Unidad I en abril de 2020, se van a reforzar todas las medidas de prevención para proteger a las personas frente al riesgo de contagio.

Entre otras acciones orientadas a la protección de la salud, se distribuirán los trabajos en turnos para reducir el número de personas con presencia simultánea en planta, se limitarán los aforos en zonas compartidas y se procederá a la bunquerización de Sala de Control.

Además, se establecerán controles de acceso a la instalación (control de temperatura y pruebas rápidas de diagnóstico al personal según criterio médico) y se aplicarán diferentes medidas de higienización y desinfección de zonas comunes.

Por su parte, los trabajadores dispondrán de los equipos de protección necesarios para la realización de sus tareas de forma segura (protección respiratoria, pantalla facial, etcétera).

Durante el desarrollo de los trabajos de recarga se realizará un análisis continuo de la evolución de la situación, y de las acciones de seguridad y preventivas implantadas, por si fuera necesaria su actualización.

Este paquete de acciones se suma a las ya adoptadas por Centrales Nucleares Almaraz-Trillo (CNAT) con motivo de la Covid 19, adicionales las establecidas por las autoridades sanitarias y las Administraciones Públicas y en línea con las implantadas por otras centrales nucleares europeas.

“Todo ello con el fin de proteger la salud de las personas que trabajan en sus instalaciones y la de sus entornos familiares, minimizando posibles contagios y garantizando en todo momento la operación segura y fiable de las centrales”, ha apuntado la Central Nuclear de Almaraz.

De todas estas acciones se ha informado puntualmente tanto al Consejo de Seguridad Nuclear como a las administraciones autonómicas y locales y autoridades sanitarias con quienes se mantiene “contacto permanente”.

UNA INFRAESTRUCTURA CRÍTICA

La Central de Almaraz es una infraestructura crítica que durante el estado de alarma continúa garantizando un “servicio esencial” como es la energía eléctrica al país, “gracias al trabajo y compromiso de sus profesionales”.

En el año 2020, la instalación extremeña ha suministrado más del 6 por ciento de toda la electricidad consumida en España.

“Con un riguroso sistema de control basado en evaluaciones externas y auditorias, la central de Almaraz es una instalación de referencia mundial, puntera tecnológicamente, segura y fiable”, ha recalcado.

En los últimos 10 años se han invertido más 600 millones de euros en la mejora de la seguridad, aumento de potencia, actualización, modernización y ejecución de los compromisos post-Fukushima.

Gracias a esto, la Central Nuclear de Almaraz es “aún más segura” y tecnológicamente “más avanzada” que cuando inició su operación.