sábado, 10 abril 2021 21:38

Cataluña entra en una situación de “estancamiento” en el descenso de casos

El secretario de Salud Pública de la Generalitat, Josep Maria Argimon, ha explicado este martes que el descenso de nuevos casos diagnosticados de Covid-19 que se ha registrado en las últimas semanas en Cataluña ha entrado en una situación de “estancamiento”.

Lo ha dicho en rueda de prensa junto a la subdirectora general de Promoción de la Salud, Carmen Cabezas, y la responsable de farmacovigilancia de la Fundació Institut Català de Farmacologia, Glòria Cereza, en la que ha aclarado que los indicadores siguen en descenso.

Sin embargo, ha subrayado que el porcentaje de positividad de los test de antígenos rápidos (TAR) del lunes y este martes es superior al de hace una semana pero ha descartado atribuir este aumento a un hecho determinado y ha abogado por analizar las cifras de los próximos días.

El secretario ha advertido, además, de la situación “inestable” derivada de los indicadores epidemiológicos en otros países como Francia e Italia, con una incidencia acumulada en los últimos 14 días por cada 100.000 habitantes que, según Argimon, dobla las cifras de Cataluña.

De esta manera, ha hecho un llamamiento a la ciudadanía para que cumpla con las medidas de prevención pese a la flexibilización de las restricciones por el coronavirus, como el levantamiento del confinamiento comarcal, ante un momento que considera crítico.

“Estamos en una situación frágil desde el punto de vista asistencial y en momento crítico de la vacunación”, ha subrayado Argimon, que ha explicado que en las próximas dos semanas seguirán con la administración de segundas dosis a mayores de 80 años y grandes dependientes.

VACUNACIÓN

Sobre las cifras del plan de vacunación, Cabezas ha concretado que 900.587 personas han recibido la vacuna del Covid-19, un 8,45% del total de la población catalana: 652.640 representan primeras dosis y 247.947 segundas.

La subdirectora general de Promoción de la Salud ha detallado que esta semana han recibido 84.240 dosis de la vacuna de Pfizer, cerca de 37.000 de la de AstraZeneca –que de momento están paralizadas– y 42.000 de la de Moderna.

Así, el departamento distribuirá las dosis de Pfizer y Moderna para seguir con la vacunación de los grupos priorizados en la primera etapa de la campaña a través de los centros de atención primaria (CAP).

Sobre el inicio de la vacunación masiva, Argimon ha descartado hacer especulaciones a la espera de saber el número y la cadencia de las dosis que recibirán y ha precisado que el “gran criterio” de esta etapa será la edad, por lo que se empezará por las personas mayores y se avanzará de forma decreciente.