miércoles, 21 abril 2021 03:09

El supervisor de fondos reservados con Marlaska elude dar detalles

El director general al frente del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, José Antonio Rodríguez, se ha negado en la comisión de investigación sobre la ‘operación Kitchen’ del Congreso de los Diputados a dar detalles sobre el funcionamiento de los fondos reservados al entender que la normativa en vigor le impide hacerlo.

“De hacerlo”, ha dicho, “incurriría en responsabilidades penales y, por tanto, no puedo ir más allá de lo que este deber de secreto me impone”. Rodríguez, que es policía desde 1977, ocupa desde la llegada de Fernando Grande-Marlaska al Ministerio del Interior un cargo clave en la coordinación de Policía y Guardia Civil, teniendo entre sus tareas la supervisión del sistema de fondos reservados.

Parte de las preguntas formuladas por la portavoz parlamentaria de Vox Macarena Olona han ido dirigidas a conocer los motivos por los que siempre ha ocupado puesto de responsabilidad durante gobiernos socialista, como éste último.

“Es una manera de ver mi carrera profesional por su parte, podría verla de otra forma y es que bajo otros gobiernos, mis posibles capacidades o competencias profesionales no tuvieron la misma promoción que tuvieron en otro momento”, ha respondido Rodríguez.

Sobre la ‘operación Kitchen‘ de sustracción de documentación al extesorero del PP Luis Bárcenas, Rodríguez ha indicado que antes de su cargo en Interior sólo la conocía por referencias en los medios de comunicación. Ha sido sobre este punto cuando ha entrado a discutir con Olona, sobre si participó o no en los informes que se han proporcionado a la Audiencia Nacional.

Rodríguez ha eludido entrar en detalles del contenido de dichos informes, recordando que el sumario judicial tiene carácter reservado, y se ha limitado a decir que ha respondido a los requerimientos judiciales como responsable de la gestión de fondos reservados.

Otra de las cuestiones que ha abordado es su sobrenombre como Lenin. “Me enteré de ese apelativo hace dos o tres años, cuando iba a tomar posesión como director del Gabinete de Coordinación y Estudios. Me hizo mucha gracia, tampoco me distorsiona la vida”, ha contestado.

Ha apuntado que imagina que alguien le apodaría así por su “manera de pensar y de ver las cosas”, ya que, tal y como se ha definido, es un “hijo, y en parte constructor, la Transición”.

El alto cargo de Interior se ha negado a responder si se sigue pagando con cargo a fondos reservados a confidentes de José Manuel Villarejo, el polémico comisario jubilado y detenido por corrupción. Lo mismo ha dicho al ser preguntado por el PP por la “exnovia del primogénito de los Pujol”. “No puedo responder a esa información”, ha terciado.

Al comienzo de su comparecencia, y en respuesta al PSOE, Rodríguez ha señalado que no podía hablar ni de la asignación de fondos reservados ni de una normativa que, según ha dicho, no ha cambiado desde su llegada a la Secretaría de Estado a mediados de 2018.

En este sentido, ha apuntado que estas partidas están sometidas a un “sistema especial de justificación” según la normativa en vigor desde 1995 y que de la misma se da cuenta a puerta cerrada en una comisión específica de la Comisión del Congreso.

Rodríguez ha reconocido como un “supuesto extraño” el que un funcionario reciba fondos reservados sin conocimiento de la Comisaría General a la que pertenece, aunque matizando que “no lo descartaría por razones de seguridad”, pero sin dar más detalles si esto es posible por orden directa del director adjunto operativo (DAO) u otro alto cargo.

El comisario jubilado recientemente de la Policía –motivo por el que fue reestructurado el organigrama de Interior para nombrarle director general– ha señalado que existen “medios de control” de esos fondos reservados, que van más allá de aportar un ticket de un almuerzo o un parking, porque “siempre prevalece el control documental”.

Al ser preguntado si el secretario de Estado de Seguridad puede interesarse directamente por un gasto con cargo a los fondos reservados, Rodríguez ha respondido que “entra dentro del control” pero “a posteriori”. “Podría ser informado de una determinada operación, pero no es lo habitual”, ha comentado.

Ha sido el diputado de IU Enrique Santiago quien ha intentado sacarle si desde que está en el Ministerio del Interior se han revisado los fondos reservados, algo que, tras negarlo, Rodríguez ha precisado que se hizo de manera “puntual” por indicación de la autoridad judicial.

No obstante, ha evitado decir que este examen se centrara en la ‘operación Kitchen’, pues ha subrayado que fue por “una cuestión de lo que ya fue descalificado por el Consejo de Ministros”, si bien el diputado de IU le ha recordado que el juez instructor de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón pidió precisamente la desclasificación de todos los asuntos relacionados con el espionaje a Bárcenas.

El representante de Unidas Podemos ha reprochado también a Rodríguez que se refiera a la causa como secreta, cuando el juez levantó dicho secreto sumarial en septiembre de 2020. En este sentido, Santiago ha aclarado al compareciente que lo que se considera secreto es todo lo relativo a los créditos reservados y a su utilización, incidiendo en que él le preguntas su justificación, pero no ha conseguido que Rodríguez entrara en más detalles.

“Nosotros hemos ese seguimiento y hemos dado traslado a la autoridad judicial, no puedo responder más”, ha dicho Rodríguez. Lo que sí ha admitido, es que “no es normal” que la Unidad de Asuntos Internos participe en investigaciones en las que no haya policías investigados.

Previamente ha asegurado que él, en el cargo que ocupa en el Ministerio del Interior, no tiene capacidad ni competencia para ordenar a esta unidad que realice una investigación sobre el asunto que se investiga y se ponga en conocimiento del juez instructor.