miércoles, 14 abril 2021 12:57

Gabilondo pide pensar en Madrid aparcando “fantasías y delirios”

El candidato socialista a las elecciones autonómicas madrileñas del 4 de mayo, Ángel Gabilondo, ha pedido respeto para la inteligencia ciudadana y poner en el centro las soluciones a los problemas de Madrid aparcando “fantasías y delirios”.

Gabilondo ha pedido al PSOE que trabajen por la ciudadanía, no “por revancha o partidismo, sino por Madrid”. Lo ha hecho en un acto en el que ha sido presentado por el secretario general de los socialistas y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, después de dar a conocer el lema de su campaña, ‘Gobernar en serio’, y un vídeo en el que se reafirma como “soso, serio y formal”.

El candidato ha subido al estrado en un acto retransmitido telemáticamente después de contabilizar las catorce veces que Sánchez se ha referido a él como “serio”. “He pillado la indirecta”, ha bromeado, después de reafirmarse como tal y comprometerse a ponerse al frente de un “gobierno serio y en serio” y tras matizar que lo contrario a serio es frívolo.

“NO QUIERO RESUMIR MI PROGRAMA EN UN TUIT”

También ha dado la razón a quien le llama ‘soso’, si es que se refieren a ‘sosegado’, porque él no vocifera cuando se tratan asuntos como la vacunación o la recuperación económica. “Y no quiero resumir mi programa en un tuit, yo tengo mucho más que decir”, ha lanzado.

Y ha aclarado que por muy serio que sea no es aburrido. “Detesto el aburrimiento. Me tomo las cosas serias en serio, como que hay miles de madrileños que han crecido con crisis, mis alumnos que siguen sin casa, sin trabajo y con miedo, con sus abuelos trabajando y sus padres en paro o sobreviviendo cuando en Madrid no faltan recursos y sí sobra espectáculo”, ha enumerado.

Además se ha descrito como una persona con pasión. “Yo soy una persona muy apasionada por lo que hace. Se te nota poco, podrá decir alguno, pero soy un candidato apasionado. Creo apasionadamente en la bondad del proyecto”, ha afirmado después de citar a Hegel al apuntar que “nada grande se ha hecho sin pasión”.

“NO SOY UN POLÍTICO DE MARKETING. SOY LISA Y LLANAMENTE UN PROFESOR”

Gabilondo ha reivindicado su formalidad porque el “descaro y el insulto” no le representa. “A veces ensayo pero no me sale”, ha ironizado, después de aseverar que la tensión no es el camino. “No soy un político de marketing. Soy lisa y llanamente un profesor. He sido rector y ministro. He perdido y ganado las elecciones en Madrid. A mi edad creo saber de qué va la vida”, ha descrito.

Ángel Gabilondo ha afirmado que está “en la izquierda que cambia las cosas de veras”, está “entre y con los progresistas que no gritan ni gesticulan”, entre quienes creen “en el Madrid libre, el de la Puerta del Sol que dice ‘no a la ultraderecha’, ‘no a la ultraderecha'”.

El candidato socialista cree en “el Madrid que propició la democracia, el del 15M, el que hoy con mucho dolor lucha contra la pandemia, el de los aplausos en los balcones a los sanitarios, el progresista, rebelde, el cultural y dinámico”.

“¿ESTE SHOW NOS REPRESENTA?”

“No queremos reducir Madrid a unas elecciones. ¿Este show nos representa? Hay que conseguir que se hable de Madrid” y alejarse de la “profunda vergüenza” de ver la política regional convertida en una “feria de disparates de asuntos serios”.

Gabilondo se ha comprometido a que “cada segundo que otras candidaturas inviertan en desbarrar”, él lo dedicará a proponer soluciones a los problemas de los madrileños. “No hace falta ser filósofo para esto. Hay que hablar con respeto a la gente sobre sus problemas reales. Sólo hace falta decoro, sentido de la vergüenza y vocación de servicio a las mujeres y hombres a quienes se pretende representar”, ha recetado.

FUERA DE “ESLÓGANES RIDÍCULOS”

El socialista se ha alejado de “eslóganes ridículos” y ha alertado de que lo peor no es la ultraderecha sino “la degradación de la política por gritos que no dejan escuchar las razones, por los gritos de las posiciones extremistas que sólo tapan los problemas de los madrileños, que no son personajes de series. Basta ya de tanto enfrentamiento y odio. ¿Qué vamos a construir? ¿Una Comunidad a partir de la furia?”, se ha preguntado.

“No nos merecemos seguir en esta situación un día más. Convoco a la mejor versión de Madrid en esta encrucijada histórica para volver a sentirnos orgullosos de Madrid para dejar ese papel grotesco”, ha reivindicado después de asegurar que se necesita un “equipo fuerte, plural y unido al frente de la gestión, asentado en la realidad y la racionalidad”.

MÁS ÉTICA PÚBLICA

Y lo ha hecho reclamando “ética pública” y el restablecimiento de la “dignidad política e institucional”, después de recordar que tres expresidentes regionales han tenido que comparecer ante la Justicia por acusaciones de corrupción. “La mejor manera de defenderte es no parecerte a ellos”, ha resumido parafraseando a Marco Aurelio.

Tiene claro que no ha entrado en política “para incendiar redes ni para actuar o sobreactuar” sino para representar al pueblo mediante “acuerdos efectivos entre diferentes”. “Que no se espere de mí para una caricatura insultante o un concurso de rivales o del desvarío”, ha advertido.