jueves, 15 abril 2021 07:51

El PP intentará de nuevo que el Congreso cite a una abogada de Podemos que les denunció

El PP intentará de nuevo este miércoles que la Comisión de Calidad Democrática del Congreso cite a comparecer por un lado, a la abogada y exresponsable de Cumplimiento Normativo de Podemos Mónica Carmona, que ha denunciado irregularidades en el seno del partido de Pablo Iglesias, y, por otro, a la exsubdirectora general de Reclamaciones el Consejo de Transparencia, Esperanza Zambrano, cesada por el nuevo equipo propuesto por el Gobierno.

El pasado 10 de marzo, el PSOE y Unidas Podemos ya hicieron valer su mayoría en la mesa de la comisión para vetar esas dos peticiones de los ‘populares’ pero el asunto tiene que ser sometido de nuevo a votación en el plenario de la comisión.

La Mesa de la comisión está compuesta por su presidente, el líder de Más País, Íñigo Errejón, y por dos diputados del PSOE, uno del grupo confederal y otro del PP. Según informaron fuentes parlamentarias, el representante ‘popular’ Jaime Olano, se quedó solo en defensa de sus peticiones, mientras que Errejón se mantuvo en la abstención.

Los ‘populares’ habían solicitado que Zambrano compareciera para exponer sus ‘recetas’ para mejorar la independencia de los órganos reguladores e independientes, como el propio Consejo de Transparencia y Buen Gobierno.

CESADA POR EL NUEVO EQUIPO

La comisión de Calidad Democrática ha abierto una ronda de comparecencias de expertos en esta materia para después elaborar un informe de recomendaciones que elevarán al Pleno. En ese contexto, el PP pretendía que los parlamentarios escucharan la opinión de Zambrano, que fue cesada como subdirectora de Reclamaciones tras el desembarco, a finales de 2020, del nuevo presidente del Consejo, José Luís Rodríguez Álvarez.

Los ‘populares’ han sido muy críticos con el relevo de Zambrano, a quien atribuyen las resoluciones del Consejo de Transparencia que han obligado al Gobierno a publicar información sobre el uso que el jefe del Ejecutivo hace del Falcon que tiene a disposición para sus desplazamientos o sobre la composición de los expertos que asesoraron a Sanidad en la desescalada tras la primera ola de la pandemia

Además de buscar fórmulas para incrementar la independencia de los órganos reguladores, la Comisión de Calidad Democrática tiene previsto abrir también una ronda de comparecencias para recabar ideas destinadas a reforzar la protección a los denunciantes de corrupción.Y ahí es donde el PP aspiraba a citar a la exabogada de Podemos.

Precisamente, el pasado viernes el Juzgado de lo Social Número Uno de Granollers (Barcelona) condenó al partido a indemnizar a Carmona por reducirle la jornada laboral a la mitad, si bien descartó que su cese fuera una “represalia” por las investigaciones internas que llevó a cabo junto al también ex abogado del partido José Manuel Calvente y que dieron lugar al llamado caso ‘Neurona’.

El juzgado sostiene que Carmona sólo comunicó las presuntas irregularidades que investigaba cuando supo que sería destituida como responsable de Cumplimiento Normativo. Fue coincidiendo con ese cese, en diciembre de 2019, cuando el partido le comunicó que le reducía la jornada laboral a la mitad.

YA LO INTENTARON ANTES SIN ÉXITO

Los ‘populares’ ya intentaron que la comisión escuchara, por un lado a la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, y por otro al también exletrado de Podemos José Manuel Calvente, compañero de Carmona y denunciante asimismo de irregularidades sobre la financiación del partido.

Estas dos peticiones ya se toparon con el veto de PSOE y Unidas Podemos en la Mesa de la comisión y también fueron rechazadas por el plenario de la Comisión de Calidad Democrática, gracias a la abstención de ERC, Bildu, PNV y Más País. Entonces, el PP sólo encontró el apoyo de Vox y Ciudadanos. Y lo mismo parece que sucederá con las comparecencias de Zambrano y Carmona este miércoles.

Tanto en las votaciones que tienen lugar en la Mesa como en las que se trasladan al plenario, el presidente de la Comisión Íñigo Errejón, ha optado por abstenerse. Según ha explicado él mismo, si bien no es partidario de vetos, tampoco quiere que los grupos utilicen este órgano para montar “espectáculos” tratando asuntos ajenos a su cometido.