miércoles, 21 abril 2021 12:29

Rovira dice que si la CUP no aprueba su preacuerdo, se volverán a “sentar” a negociar

La secretaria general de ERC, Marta Rovira, ha asegurado que si la CUP no aprueba el preacuerdo entre ambas formaciones, que las asambleas ‘cupaires’ y las formaciones asociadas a la candidatura han votado este miércoles y jueves, se volverán a “sentar” a negociar.

No queremos un mal acuerdo ni un Govern hecho con prisas, hay que trabajar y no poner plazos”, ha sostenido Rovira en una entrevista en Catalunya Ràdio, y a un día de que se celebre la sesión de investidura con Pere Aragonès (ERC) como candidato a la Presidencia del Govern.

Rovira cree que si todos los partidos hacen la misma lectura de la situación de Catalunya, con una campaña electoral centrada en la emergencia social y económica, deberían de “ser capaces de encontrar puntos de acuerdo”.

Ha asumido que este viernes no habrá acuerdo para investir a Aragonès, aunque en ERC les hubiera gustado, pero ha defendido que toca hacer un “ejercicio de rendición de cuentas” en el pleno y explicar dónde se encuentra cada espacio político.

Para Rovira, el preacuerdo ERC-CUP es un texto vivo y no un documento acabado, y ha emplazado a ambas formaciones a seguir trabajando para ponerse de acuerdo en ámbitos en los que no lo han logrado.

La dirigente republicana cree que para lograr un gobierno estable y solidario hace falta actitud, voluntad política e “invertir horas para encontrar la mejor solución”, y que esto interpela a todos los actores políticos, no solo a ERC y Junts.

“Lamentamos que con algunos actores políticos no hayamos podido construir más grupos de trabajo sectorial”, y ha añadido que también hay vetos políticos que no entienden y que los republicanos apuestan por una mayoría amplia, en la que les gustaría que estuviesen los comuns.

Ha apostado por recuperar los espacios de trabajo del independentismo, reconstruir la confianza y “abandonar los reproches, sobre todo públicos”, preguntada por el papel que debe tener el Consell per la República.

Cree que estos espacios de trabajo deben estar “fuera de presiones públicas y mediáticas”, y deben servir para consensuar una estrategia y construir un liderazgo colectivo que responda a la diversidad del movimiento independentista, en sus palabras.