martes, 20 abril 2021 03:23

Estas son las seis etapas que sí o sí atraviesa una relación

Si estás en una relación, seguro que ya te has dado cuenta de que esta va evolucionando y pasando por diversos momentos, al igual que los miembros que la componen. De acuerdo a uno de los últimos estudios del psicólogo Gino Escorbar, las relaciones pasan por seis etapas. Al menos, aquellas que son de larga duración.

Por supuesto, nada más conocernos, la primera etapa que aparece es el enamoramiento. Aunque entre esta y la adaptación, que es la que cierra el círculo, pueden pasar muchas cosas, años e incluso décadas, todas están conectadas como una especie de viaje en común.

Si quieres saber en cuál estás, descubre las seis etapas que sí o sí atraviesa una relación.

Enamoramiento, la primera etapa de la relación

enamoramiento relacion

La primera etapa por la que pasa una relación es el enamoramiento. En la misma, el comportamiento de las partes se basa en la actividad hormonal. Cuando nos enamoramos en la adolescencia, las hormonas se descontrolan, nos hacen sentir atraídos por el otro de forma muy intensa y aparecen las mariposas en el estómago. Es decir, reacciones fisiológicas que se reflejan en nuestro cuerpo.

Conforme vamos creciendo, este término toma cada vez más fuerza. La atracción hacia la otra persona sirve para determinar si somos compatibles a nivel genético. Es decir, nos lleva a mantenernos cerca y procrear con otro ser humano que cuente con una buena carga genética compatible con la nuestra. Sin embargo, esto tampoco es lo único que determina el enamoramiento.

Una de las cosas que debemos tener en cuenta y no olvidar es que los seres humanos somos seres racionales, como también indica el psicólogo especialista en el tema. Para que se de el enamoramiento pleno, también deben quedar consolidado un espacio claro en el que cada uno de los miembros perciba al contrario como un ser en el que se puede confiar a nivel social y que sea adecuado para construir la familia.

Conocimiento sobre el otro, una de las más importantes

conocimiento pareja

Una vez que el enamoramiento pasa y la relación se va afianzando, también los miembros se van conociendo poco a poco. De lo contrario, esta no irá por buen camino. Es cierto que ni siquiera nunca terminamos de conocernos a nosotros mismos, pero es fundamental encontrar ese punto en el que mostrarnos ante el otro sea lo que nos hace sentir cómodos.

La reinvención diaria, el apoyo, la empatía, el cuidado o el respeto son valores clave en los comienzos de cualquier relación. Cuando una pareja comienza a construir algo en común, cada uno de los miembros se empieza a mostrar como es en realidad, sin guardarse nada.

En ese espacio íntimo, los dos cuentan con confianza suficiente para abrirse el uno al otro y empezar a compartir sus experiencias y vivencias. Después de haber pasado un tiempo prudencial, esa idealización del principio va desapareciendo y las aguas vuelven a su cauce. Es decir, todo comienza a ser más real.

Convivencia, fundamental para saber a dónde irá la relación

convivencia relacion

La convivencia es una de las etapas clave en una relación. Cuando las personas idealizan demasiado el término del amor romántico y esa obsesión porque este dure para toda la vida, las cosas se podrían torcer. Esto se debe a que las altas expectativas, cuando chocan con la realidad, pueden resultar frustrantes.

Lo vemos, por ejemplo, con las relaciones a distancia. Cuando los miembros se ven una vez a la semana o al mes no viven las cosas de la misma forma que aquellos que conviven todos los días a todas horas. A veces, las relaciones largas que han durado en la distancia se terminan cuando comienza la convivencia. La razón es que aquí es donde se demuestra el compromiso y la aceptación del otro tal y como es.

Si lo pensamos fríamente, puede resultar complicado el pensar que estamos compartiendo techo con otra persona que es muy diferente a nosotros. Viéndolo por el otro lado, si eso es justo lo que queremos y sabemos que hemos elegido a la persona adecuada, esta convivencia se puede convertir en una de las mejores partes, pues tocará ir descubriéndose mutuamente poco a poco.

Autoafirmación para construir un proyecto en común

autoafirmacion

Una de las claves para que una relación llegue a buen puerto es que esta esté construida sobre bases sólidas y saludables. Aquí jugarán un papel fundamental factores como la autoestima o la autorregulación. Si las personas tienen la autoestima alta, aceptará al otro de forma integral y en ningún momento querrá ser superior a la otra parte.

En la etapa de autoafirmación es importante que los dos miembros de la pareja sepan cuáles son sus capacidades, así como sus limitaciones. De este modo, se podrá construir una relación poniendo cada uno lo mejor de sí mismo. Si una de las partes no sabe algo, podrá aprenderla en el camino sin sentirse mal o menos que el otro por ello.

Cuando hablamos de que una pareja desarrolla la autoafirmación, es porque se va construyendo con el paso del tiempo. Sin embargo, si la relación no progresa, es porque cada uno está en sus trece y no sale de su zona de confort. Por eso, es importante conocer qué nivel de autoestima tenemos, nuestras capacidades, las ventajas y desventajas de estar en pareja, etc.

Crecimiento, tanto de la relación como de las personas

crecimiento relacion

Si una relación se convierte en monótona o rutinaria, debemos encontrar vías para que esto no suceda y siempre esté en continua evolución y crecimiento. No debemos adaptarnos a un estilo de vida, sino ir variando en cada etapa de nuestra vida personal y también de nuestra pareja. En relaciones de larga duración, los miembros no son siempre jóvenes, por lo que deben adaptarse a las circunstancias.

En otras palabras, podemos irnos reenamorando con el paso del tiempo. Si tu relación está tranquila, es el momento de romper y salir de la zona de confort. Nuestra pareja no debe ser nuestra felicidad, sino esa persona con la que deseamos compartir la misma. De nuevo, la propia autoestima jugará un papel fundamental también en esta etapa.

Si llegamos a una relación y ni siquiera hemos crecido nosotros mismos a nivel individual, puede que empiecen a surgir los problemas. De hecho, se puede dar el caso incluso de que terminemos viendo a la otra parte como la razón de que estemos estancados. Aquí hay que tener cuidado, ya que la relación se puede volver tóxica si no sabemos cómo gestionarla.

Adaptación, la última etapa que cierra el círculo

adaptacion pareja

La última etapa de la relación la encontramos en la adaptación. Es decir, la capacidad de los miembros de saber aceptar el proceso y terminar comprometiéndose por ese proyecto de vida en común. Como ya hemos visto, debemos reinventarnos día tras día con la persona que forma parte de nuestra vida. Sin embargo, las expectativas no deben superar la realidad, pues solo obtendremos frustración.

Podemos ver la relación como el primer fruto de nuestro amor con la otra persona. Nace, crece y debe desarrollarse con la ayuda de los dos miembros, que son los encargados de ir alimentándolo. El aprendizaje, reconocimiento y la autoestima serán factores fundamentales para conseguirlo.

De hecho, las elecciones son mucho mejores cuando la autoestima es alta, pues sabes reconocer tanto tus fortalezas como tus debilidades. Es cierto que, en muchas ocasiones, la razón no entiende de sentimientos. Por eso, también es clave saber darle su lugar a cada una de ellas y permitir que nos guíen en nuestras elecciones.