miércoles, 21 abril 2021 07:34

Baleares insiste en que las restricciones “son iguales para los residentes que para las personas que lleguen de fuera”

La presidenta del Govern balear, Francina Armengol, ha insistido este martes en que las restricciones frente a la COVID-19 “son iguales para los residentes que para las personas que vengan de fuera” a Baleares durante la Semana Santa.

Así ha respondido Armengol en el pleno del Parlament a una pregunta de la portavoz del Grupo El PI-Proposta per les Illes Balears, Lina Pons, quien ha preguntado cómo velará el Govern por el cumplimiento de las restricciones en los establecimientos en los que se alojarán turistas durante los días de Pascua.

En este sentido, la presidenta ha asegurado que el Ejecutivo autonómico cuenta con mecanismos de control en coordinación con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad e informadores COVID, entre otros medios, para velar por el cumplimiento de estas medidas. “Nosotros no tenemos un policía para poner detrás de cada persona”, ha admitido.

La presidenta ha recordado que el planteamiento del Govern siempre ha sido primero salvar vidas y proteger a la ciudadanía ante la COVID-19. “Si hiciéramos una extrapolación de lo que ha sucedido en Madrid, en la forma de cómo se ha gestionado la pandemia con la de aquí, aquí tenemos desgraciadamente 779 personas muertas, si fuéramos a la proporción de Madrid tendríamos 3.000, y eso es lo que hemos intentado impedir sí o sí”, ha asegurado.

“No se trata de seguir salvar turísticamente la Semana Santa, sino de seguir salvando vidas”, ha concluido la presidenta.

Por su parte, la diputada Lina Pons ha señalado que estos turistas que viajarán a las Islas en Semana Santa “vienen aquí a relajarse”. “Usted ha reconocido que no tiene un policía para cada persona, pero está claro que ni todos los inspectores, informadores COVID y refuerzos bastarían para vigilar a los turistas que vengan y a la ciudadanía”, ha indicado. “Las imágenes de Madrid de noche sin mascarilla nosotros no las queremos”, ha añadido.

Además, Pons ha pedido que no se deje la responsabilidad del cumplimiento de las normas a los empresarios y dueños de los establecimientos. “Creemos que esta Semana Santa no es que sea una prueba piloto, sino que es la definitiva para saber si habrá verano y si no tenemos verano, tampoco tendremos invierno”, ha concluido la diputada de El PI.

También sobre la llegada de turistas a las Islas se ha expresado el diputado y portavoz de Vox-Actúa Baleares, Jorge Campos, quien ha cuestionado el “desastre organizativo” en los controles sanitarios que se realizan en el aeropuerto de Palma.

Campos ha asegurado que hay viajeros que esperan hasta cuatro horas para poder hacerse una prueba diagnóstica en el aeródromo y sin distancias de seguridad. “¿Usted cree que esta imagen que estamos dando ayuda en algo a la maltrecha actividad turística”, ha preguntado el diputado de Vox.

La presidenta ha respondido a Campos que los controles de seguridad en puertos y aeropuertos aportan seguridad a Baleares, y ha destacado que evitan que entre gente a la comunidad que no cumple las condiciones de seguridad sanitaria.