jueves, 22 abril 2021 16:13

Ayuso convierte a Madrid en el oasis del comercio en España

Madrid es la envidia económica del resto de España desde el levantamiento de las duras restricciones, vigentes en otras comunidades autónomas. La presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata a las próximas elecciones del 4-M, Isabel Díaz Ayuso, ha encontrado el equilibrio en el debate sobre la salud y la economía en plena pandemia, y los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) así lo avalan.

Mientras la restauración y el comercio agoniza en numerosas regiones, especialmente en Cataluña, en Madrid no hay mayores restricciones que las impuestas en el Estado de alarma. Es decir, todo cerrado y los residentes en sus casas a partir de las 23.00 horas.

En comparación, la capital ha permitido abrir los bares y comercios, incluidos los no esenciales, ininterrumpidamente, mientras en Cataluña la situación es diametralmente opuesta, con duras restricciones para la restauración y el comercio no esencial. Las medidas podrían tener efectos contrarios hacia Madrid debido a esta laxitud, sin embargo la incidencia del covid-19 es prácticamente la misma.

AYUSO, UNA GESTIÓN DIFERENCIAL

Según los últimos datos disponibles, del 29 de marzo, en Madrid están ocupadas el 35% de las camas en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), frente al 32% de Cataluña, cuya población es similar. En Andalucía, esta ocupación es del 13%. Además, en la Comunidad de las siete estrellas hay 2.146 pacientes ingresados, frente a los casi 2.000 de Cataluña, el doble que en Andalucía. La ocupación de camas en Madrid se encuentra al 12% de su capacidad, frente al 8% de Cataluña, mientras que en ésta última aumentan los ingresos suben más en el último día, 164 frente a los 145.

En cuestión de economía, Madrid es la locomotora de España, no sólo por haber superado a Cataluña en su aportación al PIB, sino en el impacto de las medidas de la líder del PP madrileño en el comercio y la restauración, pese a la caída drástica del turismo.

LAS CIFRAS AVALAN A AYUSO

Los últimos datos del INE muestran tan sólo un ligero descenso en las ventas minoristas, un termómetro de la economía real y su movimiento. Entre enero y febrero de este año, la bajada es de tan sólo el 1,5% respecto a los dos primeros meses del pasado año, cuando no se había instaurado medida alguna aún. De media, el desplome en España ha llegado al 9,4%, seis veces más que en la capital. En Cataluña, el hundimiento es de 7,5 veces superior al de Madrid, hasta el 11,3%. En otras Comunidades, como Andalucía, Baleares, Canarias o Castilla y León se registran peores cifras.

Además, de media en lo que va de año, Madrid muestra su fortaleza en este sector. Los registros apuntan a suaves descensos, del 4,3%, mientras Cataluña registra casi el triple, en el 12%.

Estas cifras avalan así la gestión de quien necesitará una mayoría absoluta para poder volver a gobernar en la Comunidad líder de España. La gestión de Ayuso es una muestra de que la economía y la salud no están reñidas; si bien sin salud no hay economía, pero tampoco hay salud sin ésta.

MADRID SE JUEGA SU LIBERTAD EL 4-M

En este momento y a falta de poco más de un mes de las elecciones, Madrid es vista como un modelo de éxito, no sólo por políticos de otras Comunidades, que en privado tratan de imitar las medidas para frenar la economía, sino también de los empresarios, que han roto su silencio en Cataluña para demostrar a la Generalitat que hay otras formas de hacer las cosas.

Las políticas de izquierdas llevadas a cabo hasta ahora han resultado ser un fracaso. Madrid es ahora el espejo, y retenerlo supondría un gran apoyo de cara a unas posibles elecciones generales este mismo año.

Con sus medidas, Ayuso ha logrado contrarrestar los embistes de otras Comunidades, como Valencia y Cataluña, que apenas hablan ahora de Madrid para evitar vergonzosas comparaciones. La apuesta de Madrid de no limitar horarios ha dejado en evidencia los intentos del Gobierno de Pedro Sánchez para tratar de culpar a Ayuso de todos los males de España.

Con Ayuso al frente, Madrid ya ha aporta al PIB el 19,3% del total de España, con la mayor renta per cápita -36.000 euros anuales-. La izquierda, por su parte, trata a Madrid como si fuera un paraíso fiscal, pese a jugar favorablemente con los impuestos en pro de una mayor libertad económica.

EL PLEBISCITO DE AYUSO DESMONTA A LA IZQUIERDA

Con estos argumentos, Ayuso ha planteado su plebiscito de cara al 4-M: “Libertad o comunismo”. Serán los madrileños en todo caso quienes acepten este reto, o por contra consideren que otros proyectos son igualmente válidos. Si del bolsillo se tratara, con Ayuso se garantizan los impuestos más bajos de toda España y por tanto una gran ventaja competitiva respecto al resto de regiones, que en vez de mirar por sus contribuyentes consideran que la presión fiscal actual podría aumentar, como ocurriría en Cataluña si ERC, JxCat y la CUP gobernaran.

Una victoria de Ayuso, por otro lado, pondría en evidencia el liderazgo del PSOE en el Gobierno de España, cuyas relaciones con Podemos están prácticamente rotas. De hecho, los rumores apuntan a unas elecciones generales si Pablo Iglesias no consigue gobernar en Madrid. Para que la izquierda gobierne necesitaría al menos un tripartito entre PSOE, Más Madrid y Podemos, y esta aún por ver si Ciudadanos entra en la Asamblea o bien se queda fuera, como indican la mayoría de sondeos. Los naranjas, si consiguen el 5% de representación, tendrían llave de gobierno. En caso contrario, el PP de Ayuso lo tendría más cerca.