lunes, 19 abril 2021 11:18

Alicante critica el “cuchillazo” al Tajo-Segura

El presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, ha criticado el “cuchillazo” al trasvase Tajo-Segura que, a su juicio, pretende dar el Gobierno de España “vía decretazo” y ha aseverado: “No vamos a tolerar que la huerta de Europa se convierta en un desierto”.

Así se ha pronunciado Mazón este martes en Albatera, donde ha acudido junto a la presidenta del PPCV, Isabel Bonig. Para Mazón, el trasvase “es la inversión más solidaria, más ecológicamente sostenible con más de 40 millones de árboles que sobreviven gracias al trasvase”.

A su juicio, este es “mucho más sostenible que la desalación masiva que es la ruina y el desastre económico y medioambiental y el mayor insulto a la solidaridad dentro de una nación”. “El trasvase es solidaridad y no vamos a dar ni un paso atrás”, ha agregado.

Mazón ha asegurado “lo que quieren hacer con esta última cuchillada es convertirnos en un desierto sin oportunidades y sin futuro”. “Estamos con los regantes, con los murcianos y los almerienses, con la economía y la industria de la Vega Baja”, ha aseverado.

En este sentido ha advertido que van a “secundar todos los movimientos y movilizaciones que se pongan en marcha en contra del cuchillazo al trasvase y tenemos los recursos jurídicos preparados a través de la mesa provincial del agua para dar esta batalla con todas las consecuencias”.

También ha criticado al gobierno de Puig “por decir antes de Semana Santa que no se puede usar la mascarilla en playas y que estén perimetradas y separadas y, ahora después del puente, cuando se ha ahuyentado el turismo intracomunitario, dicen que se va a revisar las mascarillas en las playas”.

“¿No lo podían haber hecho antes del puente para haber podido recibir algo de turismo?. Parece que esto es mala fe porque uno sabe qué pensar. ¿Es incompetencia, es mala fe?. Es tirar el puente a la basura. Esto es el chiste sobre el chiste”, ha aseverado.

Por otra parte, ha señalado que la Diputación de Alicante está “haciendo una inversión histórica para luchar contra los efectos sociales y económicos de la pandemia mientras la Generalitat se está dedicando a marear a los ayuntamientos”.